Back to the top

recetas

Ahora que los intercambios, las posadas, y los grandes banquetes están por llegar, en Président te diremos cómo hacer notar tu buen gusto al momento de compartir los alimentos, de la mano de nuestros productos que denotarán elegancia y que eres poseedor de un paladar educado, simplemente harás la diferencia.

Para los festines navideños hay que tomar varias cosas en cuenta antes de comenzar a organizar las platillos a servir, puesto que suelen ser reuniones públicas donde asisten invitados de diferentes rangos de edades y de gustos muy diversos. Para ello hay que hacer previamente una lista del número de invitados para hacer un buen cálculo en las porciones, así como para variar el menú y que éste se acople con algunas variantes.

A continuación te recomendaremos algunas de nuestras recetas ideales para estas fechas, al igual que nuevas sugerencias para que explores tu lado más creativo al momento de ser anfitrión.

Entradas:

  • Una charola de quesos frescos, aderezados con salsas frutales, ideales para bebidas como el clericó, el vino rosado con nieve de limón, o jugo de uva bien concentrado (este último ideal para el paladar de los niños).
  • Nuestro hojaldre de queso Brie Président con rajas, ideal para invitados con buen gusto.

Cenas:

  • Puedes abrir la cena con un delicioso caldillo de queso.
  • En segundo tiempo, como plato fuerte te recomendamos el pastel campesino con papas y Camembert Président.

Canapés:

Para cerrar con broche de oro hay dos opciones de canapés idóneos para despedir la noche:

  • Canapés salados con queso Camembert Président y chapulines estilo oaxaqueños, con salsa de mango.
  • Canapés dulces acompañados de Camembert Président y frutos rojos o del bosque, con una hoja de albahaca .

Ahora sí que estás listo para cerrar el año con broche de oro. Recuerda que comer va más allá de sentarse en la mesa y decir provecho, es un acto que se hace con el corazón.

 

En definitiva, el queso Brie Président® es uno de los más nobles y versátiles dentro de nuestra amplia familia de productos. Debido a su sabor y consistencia, incluso tamaño de presentación (una antojable rueda), el Brie Président® se presta para hacer maravillas de forma sencilla, realzando sus cualidades y dando un toque diferente y, sí, aún más sabroso de lo que ya es.

Y lo mejor de todo esto es que no se requiere un proceso muy elaborado, ni ingredientes demasiado notorios que entorpezcan la esencia deliciosa de un Brie Président®, el cual debe estar siempre cremoso y a la orden.

Desde hace décadas nos preguntamos ¿cómo hacerlo más delicioso?, ¿cómo realzar sus cualidades sin que pierda su inconfundible sabor?. A veces la respuestas más adecuadas o el camino más directo hacia la perfección, proviene de los procesos y las cosas más sutiles.

Si lo que buscas es hacer de ésta una versión diferente de tu Brie Président®, aquí te presentamos siete formas en las que todo será diferente, sin dejar de ser una maravilla sabor Président®. Toma nota y eleva el nivel de la delicia.

1. Con una gruesa capa de mermelada de frutos rojos y especias

En un recipiente, solo unta una capa gruesa de tu mermelada de frutos rojos favoritos, una pizca de laurel, hornea por un minuto y listo. Tendrás una combinación ganadora que funcionará como la untada perfecta para galletas, panecillos o tostadas de repostería. Delicia pura.

2. En un ramekin con ajo tierno asado y miel

Ese recipiente de cerámica de bordes altos y rectos es perfecto para espolvorearle ajo previamente hervido o muy tierno en rayadura (sólo un par de dientes, aunque puede ser al gusto, y una buena dosis de miel. El resultado te dejará sorprendida, ya que los sabores armonizan perfecto sin confundirse en uno solo. Equilibrio nivel Président®.

3. El chapuzón rústico: tocino crujiente, pimientos y tomillo

Supongamos que piensas sólo en una tapa costrosa sutil para tu Brie Président®. Entonces fríes trocitos diminutos de 100 grs de tocino, picas finamente medio pimiento y agregas una cucharadita pequeña de tomillo. Al final mezclas, cubres tu queso con la mezcla y horneas en la estufa un minuto o dos para tener un resultado más o menos crujiente por fuera y suave y delicioso por dentro. Así saben las mejores cosas de la vida.

4. Envuelto en una capa simple y delgada de prosciutto

Suena fácil, porque lo es. Tienes esa versión menos fuerte del jamón serrano, que no es sino el término italiano para referirse más o menos a casi cualquier jamón curado de tu preferencia. Pues bien, tan sencillo como suena, sólo hay que cubrir, cubrir y cubrir hasta donde tu paladar calcule el equilibrio. El jamón y el queso Président® nacieron como una de esas suertes del destino, en el que la correspondencia de sabores indican que son el uno para el otro. Ya sea frío o caliente, este pedazo de gloria vuelto comida es una de las combinaciones más versátiles y ganadoras. 

5. Goteo con jarabe de maple y nuez

Sabemos que para el paladar mexicano, el dulce con salado suele ser una combinación de precaución, ya que no a todos les gusta. Sin embargo, esta delicia que podría pasar por postre, no es sino un snacks que debe prepararse con tiento, ya que el secreto está en no abusar del jarabe de maple para que el Brie Président® no pierda fondo y prevalezca su delicioso sabor. Sólo hay que agregar una capa delgada y unas cuantas nueces, recuerda que buscamos realzar los sabores sin perder las cualidades. Ese es nuestro norte.

6. Picado con arándanos brandy e higos

Vamos a partir nuestro Brie en pequeñas porciones uniformes con un cuchillo, espolvoreamos arándanos y pedacitos de higo. Luego dejamos caer una porción sutil aunque generosa del brandy de nuestra preferencia (buscar uno no tan dulce para obtener mejores resultados) y vertir sobre nuestro Brie Président® transformado. Un par de minutos en el horno bastarán para detonar una delicia equilibrada, elegante y excesivamente deliciosa.

7. Glaseado con mantequilla y nueces

Esta es una versión más sutil de nuestra propuesta 6, en la que una poca porción de mantequilla Président® se calentara a fuego lento con una pizca de azúcar glass y nueces picadas. La mezcla se vertirá caliente y dejaremos enfriar unos minutos, con el propósito de que la capa quede un tanto incorporada al cuerpo del Brie Président®. El resultado es fantástico y levemente desconcertante para bien, ya que la sutileza debe llegar a tal grado, que lo podamos consumir tanto como snacks, que como acompañante directo de un platillo con todas las de la ley.

Así como hay elementos indispensables en tu mochila o en tu clóset, los hay en tu cocina y sobre todo en tu refrigerador. Carnes frías, fruta, huevos, y lácteos como quesos, leche y mantequilla.

En torno a este último menester culinario, existen algunos trucos que muy probablemente no conocías y que pueden resultar increíbles consejos al momento de cocinar. Bien dicen que todo sabe mejor con mantequilla, pero sólo si se usa correctamente. Checa estos siete puntos que enlistamos a propósito de la mantequilla y comprueba su efectividad la próxima vez que la uses en tu cocina.

Fría o congelada

Esto al momento de hornear. Cuando estás en medio de la preparación de un pay, de un pastel o galletas, un quehacer repostero de ese tipo que no implica mucha dificultad, suelen buscarse texturas suaves en el interior y de aspecto tipo escamoso al exterior. Para lograrlo, emplear la mantequilla a bajas temperaturas es lo ideal.

Este producto puede neutralizar su temperatura muy pocos minutos después de haber sido sacado del refrigerador, así que también puedes intentar ir un paso más allá. Congélala, y cuando debas usarla para tu repostería, rebánala con el rallador que regularmente ocupas para el queso.

Nuevos sabores

Si se avecina una comida o cena importante de la que debas ser anfitrión, o si quieres probar con sabores que rompan la alimentación rutinaria tuya y de tu familia, la respuesta puede estar en la barra de mantequilla de tu refrigerador: dale un giro a tus platillos enriqueciéndolos con mantequilla saborizada. Ni siquiera se trata de algo que debas buscar en el mercado más cercano de tu colonia, pues resulta que puedes hacerlo con los ingredientes que ya tengas en tu alacena y aderezar desde waffles y pasteles hasta pescado y pollo.

Derrite tu mantequilla y mezcla con los ingredientes que desees; recomendamos intentar combinar primero con elementos como especias y hierbas. Incorpora éstas y revuelve. Deja enfriar, y al volver a estado sólido, tu mantequilla ya habrá adquirido un sabor distinto. Imagina las combinaciones que puedes hacer.

Sin sal

Si te preguntabas si realmente era importante decidirte entre mantequilla con o sin sal, aquí tienes una respuesta. El cotizado chef norteamericano Chris Nirschel lo sugiere de este modo para que no resulte contraproducente para tus platillos. Es decir, si necesitas sal siempre podrás agregarla, pero si no la requieres, como por ejemplo para la elaboración de recetas dulces, cocinar con mantequilla adicionada con sal ya habrá afectado el sabor de tus ingredientes.

Punto de calor

El olor de mantequilla derretida, dorada; el sabor que este ingrediente suma a casi cualquier platillo es sutil y delicioso. Claro, pero cuando se trata de calor, este producto lácteo puede no ser tan fácil de utilizar, pues se derrite rápido y debemos de saber cómo utilizarlo. Por eso, al momento de su cocción, debes prestar mucho cuidado al bajo punto de humeo de este ingrediente.

¿De qué hablamos? Sabemos que la mantequilla tiene un alto contenido en grasa, por lo que pasa rápidamente de un punto de calor a un punto de humeo, que es cuando comienza a hacerse visible el humo desprendido por la sustancia sometida al calor. Es éste el paso previo para que el ingrediente se queme y pierda muchas de sus deliciosas cualidades. He aquí la razón por la cual se recomienda evitar su uso para fines de freír o cocinar a temperaturas muy altas.

Si cuando estás cocinando tu mantequilla ya ha llegado a ese punto, puedes agregar media cucharadita de aceite de canola, o bien, un poco de jugo de limón y apagar la estufa, de este modo cortarás el proceso de cocción del lácteo y podrás aprovecharlo al máximo.

Temperatura ambiente

Hay muchas recetas que indican, junto a la porción de ingredientes, el estado en el que deben añadirse: en polvo, machacado, licuado, etc. En el caso de la mantequilla hay varias que indican que debe encontrarse a temperatura ambiente.

Sabemos lo delicada que es la repostería: ni más ni menos, la receta al pie de la letra. Así que si olvidaste sacar con antelación tu mantequilla del refrigerador y no quieres arriesgarte a echar a perder tu receta utilizándola fría, puedes solucionarlo con un simple vaso de agua.

Separa la porción de mantequilla que necesitarás y colócala en un plato. De manera paralela, llena un vaso con agua previamente hervida y deja que el recipiente de cristal se caliente. Vacía el agua para usarla posteriormente en algún otro menester culinario, en realidad lo que usarás será el vaso. Voltéalo y con él encapsula la mantequilla del plato. Deja reposar tantos minutos como lo requieras y retira el vaso. Muy sencillo, ¿no? Puedes checar cómo aquí.

Las bondades de este noble producto son varias. Incluye este lácteo en la alimentación diaria de tu familia y dales los nutrientes que necesitan con los sabores que les agradan.

© Lactalis President 2017-2020