Back to the top

quesos

Hay cosas que definitivamente no pueden ocurrir estando sobre una mesa; acciones que pueden llegar a marcar la diferencia entre saber comer o comer por instinto. Por lo que es fundamental conocer algunas reglas básicas acerca de buenos modales, pero sobretodo saber qué cosas están definitivamente prohibidas cuando se trata de comer bien. Por esta razón en Président hemos decidido presentar ocho mandamientos que te ayudarán a consumir, preparar y servir de manera adecuada nuestros productos, esto con la finalidad de que logres evitar momentos bochornosos frente a tus invitados, además de que en una de esas hasta puedes aparentar ser todo un experto culinario.

No servirás el queso con las manos

Si hay una acción que te puede dejar mal parado es la de servir el queso con la yema de tus dedos, y es que para ello existen varios utensilios que te pueden servir de apoyo al momento de llevar el alimento a la mesa, por lo que es en acto de mal gusto que sirvas el queso Président con las manos, además de que denota suciedad y un pésimo estilo.

No se puede dipear con un totopo que ya estuvo en tu boca

Sabemos que en fiestas y reuniones es común que productos como el Rondelé Président se sirvan directo de su empaque para el deleite de todos los invitados, pero esto no quiere decir que un momento agradable se convierta en una mezcla de queso y salivas extrañas, por lo que queda estrictamente prohibido regresar el totopo o galleta al plato una vez que ya estuvo en tu boca.

Los detalles te harán grande

Los detalles para muchos son muestras de interés y entusiasmo, acciones que dan un extra a quien las realiza, pero también a quienes las aprecian, por ello es fundamental que al momento de servir alguno de nuestros productos trates de hacerlos lucir presentables, esto lo puedes lograr acompañándolos de frutas, verduras o hierbas de olor de acorde al estilo del queso, estamos seguros que al hacerlo recibirás buenos comentarios y hasta felicitaciones.

Hay quesos para todo

Definitivamente para cocinar o preparar alguna botana hay que conocer perfectamente bien las propiedades de cada ingrediente, no es lo mismo servir un queso Feta desmoronado Président fresco recién salido del refrigerador, que servirlo tibio o a temperaturas altas, hay que recordar que este queso es ideal para acompañar alimentos frescos como frutas y verduras, pescados, o carnes frías que sirvan como entrada.

Una mala broma

Es imposible concebir el hecho de intentar cortar un queso duro o semiduro con un cuchillo de punta redonda o untable, por lo que hay que fijarse bien qué tipo de cuchillos son los que se llevan a la mesa al momento de montar los cubiertos.

Contaminar la mantequilla empacada con productos ajenos

Aunque es común mezclar la mantequilla con casi cualquier otro alimento para darle un sabor diferente y especial, hay cosas que quedan estrictamente prohibidas, como untar mantequilla y mermelada en un pan con el mismo cuchillo, esto porque al momento de que el cuchillo contaminado toca la barra de mantequilla hay elementos que pueden afectar y descomponer la consistencia de ésta, razón por la que se deben de utilizar dos cuchillos untables diferentes.

Aprender a cortar

Existe una gran variedad de cuchillos y sierras que sirven para cortar toda clase de quesos, por lo que en Président elaboramos un manual con las instrucciones necesarias para realizar cortes adecuados en los momentos precisos, ya que cortar mal un queso es como tirar un momento hermoso a la basura.

La temperatura lo es todo

Para lograr degustar un buen platillo hay que mantener los alimentos a temperaturas ideales para que éstos no pierdan sus propiedades y, al contrario, mantengan intacto su sabor y consistencia, por lo que es fundamental mantener en temperaturas ideales cada uno de nuestros productos Président con tal de evitar algún descolón.

 

A menudo nos encontramos con la disyuntiva de cómo se cortan ciertos quesos en ocasiones especiales, un caso muy común en fiestas o inauguraciones de arte donde queremos que todo salga a la perfección y el más mínimo error se puede convertir en una pesadilla, por lo que conocer los distintos tipos de cuchillos y sus funciones es fundamental, aunque a decir verdad hay momentos en los que hay que improvisar para salir bien librado de cualquier emergencia.

Es por esta razón que en Président hemos decidido elaborar un mini manual con la información más elemental acerca de los diferentes cuchillos y sus funciones, así como algunas posibles alternativas para que en ningún momento y bajo ninguna circunstancia te sientas en desventaja, al final de lo que se trata es de disfrutar un momento agradable saboreando la variedad de nuestros quesos, porque vida sólo hay una.

Este cuchillo es uno de los más innovadores debido a la complejidad con la que fue elaborado, y es que fue pensado para rebanar quesos duros o semiduros con la ventaja de poder manipular el corte de manera precisa, pues sus dos mangos hacen que el queso quede justo al centro y así conseguir un corte perfecto y del grosor que se deseé, por lo que es muy recomendable para rebanar quesos como el Beaufort Président, el Comté Président y el Reclette Président, entre otros.

A menudo nos encontramos con la disyuntiva de cómo se cortan ciertos quesos en ocasiones especiales, un caso muy común en fiestas o inauguraciones de arte donde queremos que todo salga a la perfección y el más mínimo error se puede convertir en una pesadilla, por lo que conocer los distintos tipos de cuchillos y sus funciones es fundamental, aunque a decir verdad hay momentos en los que hay que improvisar para salir bien librado de cualquier emergencia.

Es por esta razón que en Président hemos decidido elaborar un mini manual con la información más elemental acerca de los diferentes cuchillos y sus funciones, así como algunas posibles alternativas para que en ningún momento y bajo ninguna circunstancia te sientas en desventaja, al final de lo que se trata es de disfrutar un momento agradable saboreando la variedad de nuestros quesos, porque vida sólo hay una.

Cuchillos con hoja perforada

La precisión es un sinónimo de los cortes que puede llegar a generar esta herramienta al momento de rebanar quesos, pues su especialidad es la firmeza y exactitud en los cortes ya que gracias a las aberturas que hay en su estructura hacen que los quesos no se queden pegados y que al contrario, los trozos salgan lo más refinados posible, hay que recordar que al momento de servir un queso es muy importante la presentación. Este cuchillo es idóneo para quesos blandos y semiduros, una navaja que no puede faltar al momento de degustar cualquiera de nuestros quesos Président.

A menudo nos encontramos con la disyuntiva de cómo se cortan ciertos quesos en ocasiones especiales, un caso muy común en fiestas o inauguraciones de arte donde queremos que todo salga a la perfección y el más mínimo error se puede convertir en una pesadilla, por lo que conocer los distintos tipos de cuchillos y sus funciones es fundamental, aunque a decir verdad hay momentos en los que hay que improvisar para salir bien librado de cualquier emergencia.

Es por esta razón que en Président hemos decidido elaborar un mini manual con la información más elemental acerca de los diferentes cuchillos y sus funciones, así como algunas posibles alternativas para que en ningún momento y bajo ninguna circunstancia te sientas en desventaja, al final de lo que se trata es de disfrutar un momento agradable saboreando la variedad de nuestros quesos, porque vida sólo hay una.

Lira para quesos o cuchillo de alambre

La tecnología con la que fue creado este cuchillo, que también es conocido con el nombre de guillotina, es de las más especializadas, puesto que sólo sirve para rebanar quesos semiduros como el Brie rueda de Francia Président y el Ossau Iraty Président, ya que la textura de las rebanadas pueden adquirir cierto grosor sin estropear la masa original, además de que es una de las navajas más finas y exactas, razón por la que es ideal si lo que se pretende es preparar una ciabatta de carnes frías o un panini caliente.

Las enciclopedias fueron creadas bajo un escenario sombrío, con el fin de recopilar y archivar la información más representativa de las artes, la ciencia y los oficios más representativos de la época, estamos hablando del siglo XVIII, mejor conocido como la Ilustración. Uno de sus principales precursores fue el filósofo y escritor de origen francés Denis Diderot, quien se dio a la tarea de editar 17 tomos de textos y 11 más dedicados a puros grabados, una tarea que no fue sencilla, sin embargo le alcanzó para pasar a la historia como uno de los grandes forjadores del humanismo y por supuesto le valió el nombre del padre de la enciclopedia.

En tiempos recientes se ha dado un fenómeno constante entre los amantes de la información, ya que sin importar cuáles sean los temas y las circunstancias, autores de todas partes del globo se han dado a la tarea de recopilar los datos más curiosos acerca de prácticas exóticas y gustos que rebasan cualquier pensamiento dirigido por la razón.

Seguramente has escuchado un sinfín de datos curiosos acerca del queso y los diferentes platillos que se pueden preparar con este delicioso ingrediente, inclusive es probable que tengas un listado de los países que más adoran el sabor de este derivado de lácteos provenientes de diferentes animales como las vacas, los alces, las burras, y hasta las cabras, sin embargo hay cosas que pueden llegar a considerarse pecados si un amante del queso no puede responder, por lo que es importante tener claros cada uno de estos preceptos que te darán el título de amante ferviente de los quesos. Por lo que Président te mostrará algunos de los datos comúnmente reconocidos entre los fieles del queso.

Un vuelve a la vida.

Si un fanático del queso no pide una pizza de cinco quesos al momento de ordenar, quiere decir que probablemente esté confundido o hipnotizado, lo bueno es que sólo bastará con oler el queso derritiéndose en el horno para recordar por qué está parado justo enfrente del mostrador.

Cobrar un error.

No hay amante del queso que deje pasar la oportunidad de cobrarse un error del mesero a cambio de un rico chicharrón de queso fundido, sobretodo si se trata de queso Ossau Iraty, por supuesto de la línea Président.

El futbol sabe a queso.

Aunque la próxima copa del mundo se realizará en Rusia, muchos de los aficionados al futbol aprovecharán para hacer de cada partido las ingestas de queso más grandes del año, por lo que cualquier botana que pueda dipearse caerá en quesos fundidos de todo tipo, pues si algo caracteriza los encuentros de este bello deporte es la convivencia y la oportunidad de complacer todos los antojos, sobretodo si se trata de queso.

La hamburguesa de queso.

Si algo caracteriza a un fan indiscutible del queso es su capacidad para improvisar, y uno de esos momentos claves para sacar a flote tus dotes de cocinero es cuando ha llegado el fin de mes y el refrigerador está vacío, por lo que hay que hacer de lo que hay un platillo digno de cualquier realeza. Así fue como surgió la famosa hamburguesa de queso, elaborada con una rebanada de queso fundido P´tit Basque Président, pan de mantequilla Président, y todos los ingredientes que acompañan una buena hamburguesa.

La última noche del mundo.

Es impensable que un amante del queso pudiera imaginar su última noche sobre la Tierra sin antes poder despedirse del queso, por lo que seguramente más de uno ha pensado en un banquete en donde los quesos Président estén presentes en todos lados, inclusive en el licuado.

Mochila de supervivencia.

En los último días se ha sugerido que tengamos a la mano una mochila de “supervivencia” por lo que es importante hacer una evaluación de los objetos que podrían salvarnos la vida en caso de desastre, razón por la que si de verdad te consideras un amante del queso deberías salir corriendo a uno de nuestros distribuidores en busca de tu selección de quesos Président favorita.

El caldillo de queso.

Hay momentos en los que el cuerpo necesita de un líquido caliente y caldoso, por lo que varios de los grandes chefs del mundo se han dado de recorrer cada rincón del mundo para probar los quesos que definitivamente pueden ser preparados en caldillo, sin duda alguna éste es uno de los inventos más reveladores jamás antes pensados.

Una gringa.

En la actualidad no hay mexicano que se niegue a pasar la noche acompañado de una deliciosa gringa, y no de cualquiera, sino de una bien carnudita y muy doradita, con su queso Ossau Iraty Président bien fundido, por lo que pasar una noche de fiesta en las calles mexicanas siempre tiene una gran recompensa.

Italia el paraíso de los amantes.

Algunos de los viajeros más ilustres de la historia señalan en el mapa a países como Perú, México, Brasil e inclusive a Australia como los lugares más exóticos para visitar por sus magnos paisajes naturales, y por sus culturas tan lejanas a las de occidente, sin embargo los trotamundos contemporáneos han elegido nuevos destinos para visitar, esta vez guiados por su gastronomía, por lo que naciones como la italiana, la francesa y pos supuesto la mexicana, donde Président llegó para quedarse.

Como habrás notado esta lista está compuesta por las posibles reacciones que algunos de los amantes del queso ante circunstancias que los ponen en una encrucijada entre el queso y su fidelidad hacia él. Así que ahora ya sabes cuales son las posibles decisiones que un fan del queso puede tomar.

Président, consejos président

En Président® sabemos que la comida es más que delicia y perfección para los sentidos. Un alimento bien preparado siempre será una suerte de “adhesivo” afortunado entre las personas. Una rica cena siempre relaja, une, genera un ambiente de cercanía y calidez.

Algo tan íntimo como la comida y los sabores que nos identifican puede funcionar también para cerrar grandes negocios. Esto, por ejemplo, lo saben muy bien los japoneses, quienes estiman que el 75% de sus negocios se cierra en una mesa. Es por ello que los involucrados tienen que elegir restaurantes con un buen servicio, acústica tranquila y decoración sobria. Pero sobre todo, buena comida.

Históricamente, la comida o cena de negocios es el momento perfecto para ganarse al cliente y cerrar el trato definitivo, sin embargo, ésta se encuentra revestida de varios elementos a su alrededor que hay que cuidar, que van desde la manera en que llevamos a cabo la dinámica, así como la forma en la que nos conducimos en la mesa.

Sin embargo, existen cinco elementos cruciales y definitivos que marcarán la diferencia. Si quieres ganar ese proyecto, hay que poner mucha atención a lo siguiente.

  1. Elige el lugar adecuado. Contrario a lo que se piensa, el mejor lugar para cerrar un trato no es ni el más costoso y sofisticado, pero tampoco una cadena de hamburguesas que encuentras en cada esquina.

El restaurante que elijas debe ser suficiente, acogedor, con un menú especial y distinto pero que sea lo suficientemente variado para que tu invitado pueda elegir bien. Que no haya música a un volumen alto es importante, dado que se hablarán cosas importantes en algún momento.

Muchas veces, los restaurantes de comida japonesa son los favoritos en este tipo de situaciones ya que equilibran muy bien un menú basto, ligero y diverso, con la tranquilidad, exotismo y sobriedad de los lugares.

Trata de escoger algo especial pero nada fastuoso, ya que el lugar es un poco el reflejo de tus intenciones, no lo olvides. Sobriedad, buen menú, algo cerca de todos, nada complicado, pero lo suficientemente especial para que lo recuerden.

  1. Sé puntual. El llegar antes que todos te dará margen suficiente para dejar todo listo. Es recomendable haber hecho la reservación antes (si otro más la hizo por ti, mejor, da una impresión de algo importante), verificar que la mesa, los lugares y la atención se encuentren listos y a la orden.

Llegar después que tu cliente dará una mala impresión, ya que demostrará también el nivel de importancia y compromiso, sin embargo, los contratiempos prudentes siempre estarán en el ámbito de lo comprensible.

  1. Elige bien el menú. Esta es la parte más complicada. Depende del tipo de restaurante, qué tanto conozcas los gustos de tu cliente, así como el presupuesto y la impresión que quieras dejar.

Sin embargo, algo rico y universal como el queso Président® con vino siempre es recomendable. Hacer una propuesta de menú es recomendable, pero siempre es prudente hacerle saber a tus invitados que tienen la libertad de elegir. La idea es pasar un rato agradable y tocar algunos puntos importantes sobre la mesa. Trata de ir por el terreno seguro y neutral, pero nada que alguien pudiera prepararse en una tarde en su casa.

  1. Deja que el tiempo sea quien lleve la batuta. Deja que la cena o comida transcurra libremente. Si ves que tu cliente está concentrado en otros temas no lo presiones, en algún punto se tocará el tema. Si tu interlocutor está viendo constantemente el reloj, lo mejor será ir pidiendo la cuenta.

5. La comida debe ser larga; los asuntos de negocios, breves. Tu cliente sabe que es tu cliente y más o menos sabe tus intenciones, no hay necesitar de ser muy incisivo ni deductivo al respecto. Vamos, la comida generará la calidez y encaminará las cosas, pero no es la razón definitiva de las cosas, si detrás de una mala cena hay un sí, se puede convertir en un no.

Sin embargo, rara vez un no definitivo cambia después de una cena fastuosa. Ganar al cliente depende enteramente de ti, la cena sólo será esa mística humana en la que los asuntos de negocios se cierran de forma breve y efectiva.

 

 

Detrás de la industria del sabor, en específico del queso, existe una gran verdad: no todo lo costoso es sinónimo de calidad, por lo que tampoco es atípico encontrarse con un queso de alto nivel y sabor a un precio accesible, como Président®, por ejemplo.

No obstante, los procesos artesanales para desarrollar un queso sin precedentes han hecho click instantáneo con la cultura culinaria del mundo entero. En este afán de poner a prueba de queso (de fuego), por ver quién acuña el queso más delicioso, el más añejo, o incluso el más raro, la elaboración ha tocado los linderos de un mercado que sabe reconocer y apreciar el esmero en su justa medida, e incluso más allá.

¿Puede alcanzar un queso los límites de una obra de arte? La respuesta es afirmativa y sencilla en su lógica: algunos prefieren un Ferrari último modelo, otros saben reconocer la labor humana en un pedazo glorioso de queso o una buena copa de vino.

En contexto, hay que aclarar de una vez por todas algo en torno al queso: este producto, si se sabe preparar, es de los mejores productos lácteos que existen, y  su elaboración es una tarea en sí laboriosa, pues se requiere mucha paciencia y trabajo, ya que su proceso representa varias etapas de esmero y cuidado, como la cuajada o la maduración, llevándose así meses e incluso años para que se dé como se debe.

Estos procesos van determinando de alguna manera el costo final de un queso, a lo que se van agregando otras variables, como por ejemplo, la procedencia y/o rareza de los ingredientes de su elaboración, la dificultad de la misma o, como lo mencionamos anteriormente, la duración de su maduración, dejando ver de a poco quesos que cuestan poco menos que un caviar, un vino o un champán francés.

Así, nos encontramos con quesos como el Beaufort d´Éte, uno de los más famosos en el mundo, ya que para su elaboración se necesitan cerca de 500 litros de leche para elaborar una sola rueda de 45 kilos. ¿Su precio? Casi dos mil pesos mexicanos el kilo.

O bien, también podemos hablar del Extra Old Bitto, queso de origen italiano que fue introducido en Hong Kong por un importador, lográndolo vender a un precio desorbitado a pesar de que los quesos tan maduros no son del gusto asiático. Todo un triunfo.

El Bitto es un queso elaborado a partir de una combinación de leche de vaca y cabra, aunque no es un queso fácil de hacer ya que tarda 10 años en madurar. Fue producido por primera vez en 1997, a partir de un proceso de producción muy largo. Hoy en día se vende por todo el mundo, en más de 5 mil pesos mexicanos el kilo.

Pero si de quesos costosos hablamos, tendríamos que hablar del rey, la joya de la corona de los quesos caros. Nos referimos sin duda alguna al queso del granjero Slobodan Simic, el cual proviene de una granja en la reserva natural de Zasavica, al oeste de Belgrado, en donde se conserva intacto el secreto de la receta del queso más caro del mundo, elaborado con leche de burra, a un precio de mil 260 euros (mil 112 dólares) por kilo. Casi 26 mil pesos el kilo.

Es la escasez de leche de estos animales y la dificultad del proceso de producción del queso, lo que hace tan exclusivo a este manjar. En perspectiva, para un solo kilo de queso se necesitan 25 litros de leche y una burra sólo da 20 litros de leche por año, aproximadamente. Más o menos la misma cantidad que una vaca lechera europea produce cada 24 horas.

Se trata de una raza autóctona de burras que existe en la granja Zasavica de los Balcanes, en donde habitan sólo 190 burras, de las cuales sólo 20 están disponibles para dar leche, por lo que son ordeñadas cuidadosamente a mano. ¿El resultado? Un producto exclusivo: un queso blanco y blando, que se conserva durante unos seis meses. Sin duda, un producto increíble, al que sólo los más adinerados tienen acceso.

¿Te atreverías a probarlo?

En definitiva, el queso Brie Président® es uno de los más nobles y versátiles dentro de nuestra amplia familia de productos. Debido a su sabor y consistencia, incluso tamaño de presentación (una antojable rueda), el Brie Président® se presta para hacer maravillas de forma sencilla, realzando sus cualidades y dando un toque diferente y, sí, aún más sabroso de lo que ya es.

Y lo mejor de todo esto es que no se requiere un proceso muy elaborado, ni ingredientes demasiado notorios que entorpezcan la esencia deliciosa de un Brie Président®, el cual debe estar siempre cremoso y a la orden.

Desde hace décadas nos preguntamos ¿cómo hacerlo más delicioso?, ¿cómo realzar sus cualidades sin que pierda su inconfundible sabor?. A veces la respuestas más adecuadas o el camino más directo hacia la perfección, proviene de los procesos y las cosas más sutiles.

Si lo que buscas es hacer de ésta una versión diferente de tu Brie Président®, aquí te presentamos siete formas en las que todo será diferente, sin dejar de ser una maravilla sabor Président®. Toma nota y eleva el nivel de la delicia.

1. Con una gruesa capa de mermelada de frutos rojos y especias

En un recipiente, solo unta una capa gruesa de tu mermelada de frutos rojos favoritos, una pizca de laurel, hornea por un minuto y listo. Tendrás una combinación ganadora que funcionará como la untada perfecta para galletas, panecillos o tostadas de repostería. Delicia pura.

2. En un ramekin con ajo tierno asado y miel

Ese recipiente de cerámica de bordes altos y rectos es perfecto para espolvorearle ajo previamente hervido o muy tierno en rayadura (sólo un par de dientes, aunque puede ser al gusto, y una buena dosis de miel. El resultado te dejará sorprendida, ya que los sabores armonizan perfecto sin confundirse en uno solo. Equilibrio nivel Président®.

3. El chapuzón rústico: tocino crujiente, pimientos y tomillo

Supongamos que piensas sólo en una tapa costrosa sutil para tu Brie Président®. Entonces fríes trocitos diminutos de 100 grs de tocino, picas finamente medio pimiento y agregas una cucharadita pequeña de tomillo. Al final mezclas, cubres tu queso con la mezcla y horneas en la estufa un minuto o dos para tener un resultado más o menos crujiente por fuera y suave y delicioso por dentro. Así saben las mejores cosas de la vida.

4. Envuelto en una capa simple y delgada de prosciutto

Suena fácil, porque lo es. Tienes esa versión menos fuerte del jamón serrano, que no es sino el término italiano para referirse más o menos a casi cualquier jamón curado de tu preferencia. Pues bien, tan sencillo como suena, sólo hay que cubrir, cubrir y cubrir hasta donde tu paladar calcule el equilibrio. El jamón y el queso Président® nacieron como una de esas suertes del destino, en el que la correspondencia de sabores indican que son el uno para el otro. Ya sea frío o caliente, este pedazo de gloria vuelto comida es una de las combinaciones más versátiles y ganadoras. 

5. Goteo con jarabe de maple y nuez

Sabemos que para el paladar mexicano, el dulce con salado suele ser una combinación de precaución, ya que no a todos les gusta. Sin embargo, esta delicia que podría pasar por postre, no es sino un snacks que debe prepararse con tiento, ya que el secreto está en no abusar del jarabe de maple para que el Brie Président® no pierda fondo y prevalezca su delicioso sabor. Sólo hay que agregar una capa delgada y unas cuantas nueces, recuerda que buscamos realzar los sabores sin perder las cualidades. Ese es nuestro norte.

6. Picado con arándanos brandy e higos

Vamos a partir nuestro Brie en pequeñas porciones uniformes con un cuchillo, espolvoreamos arándanos y pedacitos de higo. Luego dejamos caer una porción sutil aunque generosa del brandy de nuestra preferencia (buscar uno no tan dulce para obtener mejores resultados) y vertir sobre nuestro Brie Président® transformado. Un par de minutos en el horno bastarán para detonar una delicia equilibrada, elegante y excesivamente deliciosa.

7. Glaseado con mantequilla y nueces

Esta es una versión más sutil de nuestra propuesta 6, en la que una poca porción de mantequilla Président® se calentara a fuego lento con una pizca de azúcar glass y nueces picadas. La mezcla se vertirá caliente y dejaremos enfriar unos minutos, con el propósito de que la capa quede un tanto incorporada al cuerpo del Brie Président®. El resultado es fantástico y levemente desconcertante para bien, ya que la sutileza debe llegar a tal grado, que lo podamos consumir tanto como snacks, que como acompañante directo de un platillo con todas las de la ley.

© Lactalis President 2017-2020