Back to the top

frío

El invierno es la época más friolenta del año, por lo que hay que saber cómo combinar los alimentos para conservar la mayor cantidad de calorías, esto con el afán de no pasar fríos, por lo que las grasas animales bien balanceadas son una opción inminente, además de que si eres de los que prefieren pasar esta temporada en compañía de amigos y familiares ésta es una oportunidad para mostrar tus dotes culinarios, obvio, siempre con el sabor de nuestros productos Président que son ya un clásico de la cocina gourmet a nivel mundial. Cabe destacar que este platillo fue uno de los más socorridos durante la época prehispánica en territorio nacional, puesto que las truchas pululaban en todos los ríos y lagunas que alimentaban a esta zona geográfica.

 

Mucho se dice acerca de las propiedades que la mantequilla provee al organismo y a diferentes partes externas del cuerpo, entre ellas la vista y las articulaciones de manos y pies, ¿pero qué hace que la mantequilla tenga ciertos efectos en nuestro cuerpo, de qué vitaminas y minerales está elaborada?

A continuación te presentamos algunos de los nutrientes más significativos que otorga la mantequilla Président y cuáles son sus efectos en el cuerpo humano, razones suficientes para consumir con más frecuencia y hacer de la mantequilla Président un acompañante obligado.

  • A diferencia de la margarina, la mantequilla está elaborada a base de grasas lácteas, sin embargo ha sido aislada previamente de los carbohidratos razón por la que el índice de colesterol es bajo.
  • La mantequilla tiene la cualidad de proteger contra la artritis regenerativa y que está elaborada a base de una sustancia llamada Wulzen, muy común en otros alimentos lácteos como la crema y la leche, y que tiene un efecto significativo en la protección de las arterias y al mismo tiempo previene la llegada de las cataratas.
  • Otro de los beneficios importantes es que ayuda a combatir diferentes tipos de hongos, principalmente los expuestos en la piel.
  • Si se trata de protección contra enfermedades mortales como el cáncer, indudablemente la mantequilla también tiene propiedades que aportar, puesto que las grasas saturadas también son un factor clave para la prevención de este tipo de fenómenos.
  • Sus altos contenidos de calcio hacen de la mantequilla un ingrediente alimenticio fácil de mezclar en diferentes platillos, ya sean salados o dulces, además de brindar un recubrimiento a las placas dentales para así prevenir la aparición temprana de caries.
  • Por si fuera poco está comprobado que la mantequilla es una fuente privilegiada para fomentar la fertilidad, sobretodo en las mujeres, gracias al grupo de vitaminas que la conforman, entre ellas la vitamina A, D, K y E.
  • Este producto es muy recomendable tanto para ancianos como para recién nacidos o niños pequeños, puesto que ayuda a recubrir la flora intestinal y así evitar problemas gastrointestinales.
  • La mantequilla es de los alimentos que crean un efecto pronto de saciedad, por lo que está incluida en las dietas balanceadas recomendadas por especialistas, por lo que es altamente favorable al consumirse recién comienza el día y al terminar la noche.
  • Pero sin lugar a dudas lo que hace de la mantequilla Président un producto tan especial es que está elaborada con nutrientes que nos ayudan a mantener un estado físico adecuado, además de que su sabor y textura es apta para servirse en múltiples presentaciones, por lo que en épocas decembrinas será un aliado muy importante.

Todos los platillos tienen una razón de ser, ya sea que su origen se deba a un gusto culinario muy específico, a los ingredientes propios de la región, o a una necesidad para contrarrestar los efectos climáticos de las diferentes épocas del año. Tal es el caso del caldillo de queso y papas, muy común de las temporadas invernales debido a sus altas cantidades de nutrientes, grasas, y por supuesto a que es un platillo caldoso que debe de servirse a altas temperaturas, lo que resulta una mezcla ideal para evitar distintas enfermedades, pero sobre todo para no perecer ante los embates del frío.

El ser humano se encuentra en una búsqueda perpetua por descubrir los límites de su entorno, inclusive ha acumulado tanta confianza en sí mismo que se sabe capaz de poder transformar los medios que lo rodean, ya sea la naturaleza o sus sentimientos e instintos más primarios. Es quizá bajo estas condiciones que las sociedades a lo ancho del mundo han tratado de adoptar costumbres y hábitos que de primera instancia les son ajenos, como algunas formas culturales que con el paso del tiempo han adaptado de manera exitosa a tal grado de superar los productos de otras sociedades que se creían más aptas para la práctica de ciertas actividades.

Islandia es uno de los países menos explorados por la lógica occidental. Se tienen pocos registros públicos acerca de sus costumbres y tradiciones, aunque cuentan con grandes representantes de su cultura como la cantante Björk y la recién descubierta y muy prometedora selección de futbol islandesa, que por cierto jugará su primer copa del mundo en Rusia 2018, que podrían ser las nuevas puntas de lanza para que este friolento país al noroeste de Europa ocupe un espacio importante dentro de la cultura a nivel mundial.

Pero, a todo esto: ¿qué hay con la comida que se produce en Islandia? ¿Cuál de todo su menú es la especialidad de la casa? ¿Han habido revoluciones en sus platillos gastronómicos? Echemos un vistazo y descubramos de una buena vez los secretos que durante tanto tiempo permanecieron encriptados entre los islandeses, que ha decir verdad son unos de los productores de alimentos lácteos más destacados a nivel mundial.

Resulta que por ser un país con temperaturas tan bajas, la complejidad de cosechar con éxito es poca, por lo que gran parte de su dieta incluye alimentos de origen animal. Es común que los platos fuertes sean la carne de alce, la aleta de tiburón, el calamar, las carnes secas como el pescado, la ballena o el ganso salvaje, entre otros. No obstante, los quesos y la cerveza ocupan un lugar importante en la cocina islandesa, a tal grado de ser el acompañamiento predilecto por más de la mitad del total de su población.

El origen de los quesos en Islandia se remonta hasta hace apenas algunas décadas, cuando por fin los productores ganaderos se atrevieron a generar sus propios estilos de lácteos. Entre sus especialidades se encuentra el famoso queso azul, el mismo que estamos acostumbrados a ver en las pizzas de cinco quesos, mismo que comenzó a comercializarse cerca de 1939, sin embargo su mero fuerte es el llamado queso de oro, que se volvió famoso en 1996, cuando los islandeses adoptaron por completo algunas de las recetas más comunes en cuanto a quesos se refiere.

No obstante, algunos historiadores de la gastronomía mundial se han percatado que a los islandeses les ha costado mucho trabajo poder adoptar por completo la cultura del queso, por lo que aún acostumbran a importar grandes cantidades de quesos anualmente, puesto que las condiciones climáticas no son las óptimas para su producción.

Sin embargo, algunas encuestas recientes han arrojado información relevante acerca de las preferencias de los islandeses en cuanto a las diversos tipos de queso. Según algunos datos duros el queso predilecto es el tipo Rondelé, obviamente de la marca Président, aunque la mantequilla es uno de los sazonantes más comunes dentro de su baraja de sabores, sobretodo cuando se trata de cocinar algún tipo de carne como la de ballena o la aleta de tiburón, que su sabor es tan fuerte que sólo requieren de un poco de sabor extra para poder degustar en una noche especial.

Pero no todo en la gastronomía islandesa son los quesos, la mantequilla también es uno de los productos más solicitados para la alta cocina islandesa, sobretodo cuando de postres y repostería se trata, pues ya que es un país demasiado frío la dieta de sus habitantes debe de ser alta en grasas y azúcares para que tengan grandes cantidades de energía para realizar sus tareas cotidianas. Uno de los postres más exitosos es el helado de café elaborado por supuesto a base de mantequilla y cremas, que seguramente podrías elaborar tú mismo utilizando los productos de la línea Président, puesto que son elaborados bajo las normas más estrictas en cuanto a calidad se refiere y los puedes encontrar en un sinfín de tiendas a lo amplio del país, por lo que no tendrás que esperar ir a Islandia para poder probar estos deliciosos platillos elaborados a base de productos lácteos.

Recuerda que para esta temporada de frío es fundamental tener una dieta balanceada en grasas y azúcares para poder resistir los embates ambientales sin mayor contratiempo, y los productos Président serán grandes aliados para crear nuevos platillos apegados a las costumbres nórdicas, donde el frío es su pan de cada día.

© Lactalis President 2017-2020