Back to the top

dulce

En México cada año se celebra una temporada especial donde las familias intercambian toda clase de experiencias y regalos. Se trata de la época decembrinas, razón por la que es común que se preparen platillos gastronómicos especiales para festejar un año más de nuestras tradiciones. Es recurrente que la atención se la lleven las entradas y los platos fuertes como el pavo relleno, la pierna ahumada, los romeritos, y todas esas delicias propias de la temporada. ¿Pero qué hay de los postres, quién le dedica tiempo a esos alimentos que cierran los rituales de la mesa y dejan un dulce sabor de boca? Lo sabemos: los más peques y los más viejitos de la casa, por ello les compartimos una receta fácil y rápida para cocinar las clásicas galletas de mantequilla, pero esta vez elaborada con sal de mar La Motté Président.

¿Quieres ser un maestro en las artes de la mantequilla, como nosotros en Président®? Es tu oportunidad de llevar tus talentos en la cocina más allá del pan con nuestra deliciosa mantequilla.

Uno de los grandes éxitos de la confitería francesa son sus caramelos de mantequilla salada.

Resulta que son una aconsejable tradición para épocas de frío, pues el aporte de calorías te permitirá desentumirte un poco al tiempo que disfrutas de un rico postre.

Este hit dulce-salado-blando-delicioso es muy sencillo de preparar, así que prepárate para sorprender a tus invitados en la próxima comida familiar que organices.

Pero primero un poco de historia: esta receta es la variante francesa del famoso tofi inglés, el cual tiene un gusto más dulce y seco para al paladar.

Por cierto, el tofi, otro de los milagros que le debemos a la mantequilla, es uno de los ancestros más reconocibles del dulce como lo conocemos hoy en día. Se tiene registrado desde principios del siglo XIX, por lo menos, como un postre británico que se mantiene hasta la fecha.

De vuelta al tema del caramelo de mantequilla Président® salada, te será bastante fácil la preparación, sin embargo, debes tomar en cuenta que requiere de algunas herramientas específicas que, en caso de no tenerlas, conviene adquirir, pues de cualquier manera te seguirán siendo útiles.

Sigue estos pasos y confía en nosotros; somos los expertos.

En primer lugar, vas a necesitar de un termómetro de repostería. Es una receta que requiere de la exactitud de los números, o más bien, de la temperatura.

La diferencia de la consistencia final encuentra su secreto en la precisión: un caramelo suave se prepara a 120 grados centígrados, pero si dejas que esta temperatura suba 7 grados, entonces tendrás caramelo macizo.

Asegúrate también de conseguir una espátula resistente al calor. El material de baja resistencia podría perder su forma durante la cocción.

Ahora sí, manos a la obra:

© Lactalis President 2017-2020