Back to the top

biología

La biología está plagada de datos curiosos, temas de interés general que nos han ayudado a modificar algunos hábitos para mejorar nuestro paso por la Tierra. A partir de éstos hemos logrado descubrir que nuestro organismo requiere de ciertos alimentos que nos brindan la cantidad de grasas necesarias para resistir las diferentes temporadas climáticas, entre ellas el invierno, una época donde las temperaturas disminuyen y con ello los hábitos alimenticios se modifican.

Pensando en que la mayoría de los animales que viven en estados salvajes aumentan las cantidades de grasas que ingieren como alimento para soportar las bajas temperaturas, los humanos hemos adoptado estrategias que nos protegen del frío, por esta razón en los países que están más cercanos al Polo Norte y al Polo Sur las dietas para esta temporada son más ricas en grasas animales, esto con la intención de aumentar la grasa corporal y así prevenir enfermedades.

Las naciones ubicadas en el hemisferio norte que experimentan este tipo de estrategias son Alaska, Canadá, y el norte de los Estados Unidos, en el continente americano, mientras que en Europa, países como Suecia, Finlandia, Rusia y Noruega, son los que implementan esta clase de prevenciones alimentarias. Sin embargo el hemisferio Sur también sufre esta clase de fenómenos, por lo que países como Argentina, Chile y Uruguay, se ven forzados a incluir cantidades altas de calorías para protegerse contra los embates ambientales.

Por las razones antes descritas es que los productos derivados de animales, como los quesos, las mantequilla, entre otros, son tan recurrentes en las dietas decembrinas, puesto que además de ser alimentos exquisitos, también contienen los nutrientes necesarios para que el organismo resista las temperaturas menores a los diez grados centígrados.

Así que si de pronto te habías preguntado por qué algunos de los países antes mencionados registraba una mayor cantidad de quesos y mantequillas en sus dietas diarias, he aquí la respuesta: Se trata de una dinámica heredada a través de miles de años en donde la grasa de otros animales ha contribuido a nuestra permanencia sobre la faz de la Tierra, pues sin ella hubiera sido casi imposible pensar en nuestra evolución, y mucho menos en nuestra supervivencia pese a los cambios climáticos.

En Président continuaremos presentándote recetas que, además de ser un agasajo para el paladar, también proponen una manera de mantenerte cálido y en forma para que disfrutes esta temporada decembrina. No dejes pasar la oportunidad de probar algo nuevo.

 

© Lactalis President 2017-2020