Back to the top

Recetas Président

Ingredientes

Instrucciones

  • Poner a precalentar el horno a 180º.
  • Partir los bolillos por la mitad, retirar el migajón.
  • Poner la mantequilla a derretir y barnizar los frijoles con ella (por ambos lados).
  • Untar los frijoles refritos calientes en cada parte de los bolillos.
  • Colocar dos rebanadas de queso fundido manchego Président bien repartidas por cada tapa de pan.
  • Meter al horno y dejar calentar por 10-15 minutos.
  • Mientras se derrite bien el queso en el horno, preparar el pico de gallo: picar el jitomate, cebolla, jalapeño y cilantro. Añadir el jugo de un limón y una pizca de sal. Mezclar muy bien y reservar.
  • Sacar los molletes del horno, colocarlos en un plato extendido y colocar sobre el queso el pico de gallo.

Ingredientes

Instrucciones

  • Poner los quelites a blanquear en agua hirviendo. Cuidar muy bien el tiempo, porque pueden pasarse y el sabor es muy distinto.
  • Retirar del agua y dejar escurrir para quitar el exceso de agua.
  • Poner la mantequilla en un sartén de fondo claro, a fuego medio/bajo. Dejar que se derrita y esperar a que la grasa se vaya al fondo y tome un tono medio dorado.
  • Incorporar la cebolla picada y dejar caramelizar.
  • Incorporar los quelites blanqueados y dejar por poco tiempo, el suficiente para que se impregnen de los aromas de la cebolla y la mantequilla.
  • Añadir una pizca de sal y pimienta.
  • Agregar los corazones de alcachofa partidos en cubos medianos/pequeños, permitir que se incorpore todo muy bien.
  • Rectificar sal. Reservar por unos minutos.
  • Añadir la crema untable de Queso Cheddar blanco Président®.
  • Mezclar todo muy bien y colocar en un recipiente para su presentación.
  • Picar los chiles jalapeños en vinagre y colocar sobre todo el dip.
  • Acompañar con galletas o pan tostado con mantequilla.

Ingredientes

Instrucciones

  • Colocar en una olla el agua, piloncillo, canela y clavos de olor. Poner a fuego medio y dejar hervir hasta que el piloncillo quede completamente disuelto.
  • Rebanar el pan.
  • Colocar la mantequilla en trozos en un sartén de fondo claro y a fuego lento. Dejar que se derrita la mantequilla y mover de vez en cuando el sartén. Esperar a que se formen los sedimentos de grasa al fondo y que adquieran un tono dorado. En ese momento, colocar las rebanadas de pan en la mantequilla caliente y dejarlas ahí hasta que se doren.
  • Colocar una cama de pan sobre un plato hondo y lo suficientemente amplio. Sobre la cama, poner las pasas, nuez, cacahuate y el coco rayado. Sobre esto, poner una nueva capa de pan y repetir hasta terminar.
  • Bañar todas las capas de pan y demás ingredientes con la miel de piloncillo, canela y clavos.
  • Espolvorear otro poco de coco, pasas, nuez y cacahuates al final, junto con el queso feta desmoronado Président ®.
  • Dejar reposar un poco para que todo el pan absorba la miel.
  • Servir.

Ingredientes

  • 220 g de reducción de tomate (ingredientes y procedimiento abajo)
  • 1 cda. de aceite de chile de árbol
  • ½ taza de crema
  • 200 g de mantequilla Barra- Président®, en trozos
  • Sal
  • Pimienta

Para la reducción de jitomate

  • 2 kg de jitomate
  • 3 cdas de aceite de oliva
  • 4 dientes de ajo pelados y picados
  • 4 echalotes pelados y picados
  • 50 g de pasta de tomate
  • 1 hoja de laurel
  • Las hojas de dos ramitas de tomillo
  • 1 cucharadita de azúcar
  • Sal
  • Pimienta

Instrucciones

Para la reducción de jitomate:

  • Poner a hervir agua en una olla.
  • Quitar las hojas de los jitomates y trazar una X en el extremo con el cuchillo.
  • Poner en un recipiente agua con hielo y tenerlo a la mano.
  • Colocar algunos jitomates en el agua hirviendo. En cuanto se empiece a desprender la piel, retirar del agua con una cuchara colador y meterlos en el agua con hielo.
  • Repetir lo mismo con todos los jitomates.
  • Ya fríos, sacar los jitomates del agua con hielo. Retirar la piel y abrir los tomates para extraer las semillas, hay que apretarlos un poco para retirar el exceso de agua.
  • En una olla mediana colocar el aceite de oliva a fuego medio.
  • Saltear el ajo y los echalotes durante 5 minutos aproximadamente, evitando que se quemen.
  • Añadir los jitomates, la pasta de tomate, las hojas de laurel y de tomillo, y el azúcar.
  • Bajar un poco el fuego y cocinar durante aproximadamente dos horas, cuidando que no se pegue la salsa al fondo de la olla, pero que sí se cocine muy bien todo.

Para la mantequilla

  • Colocar agua en un recipiente lo suficientemente amplio y poner al fuego.
  • Poner a Baño María la mantequilla Barra- Président®, para que se derrita sin perder sus cualidades.
  • Una vez que tenga aspecto untable, incorporar la reducción de tomate poco a poco hasta alcanzar la intensidad deseada.
  • Añadir el aceite de chile de árbol al gusto, poco a poco.
  • Con un miserable, transferir la mantequilla al recipiente que la contendrá.
  • Refrigerar durante al menos una hora.
  • Acompañar con pan recién tostado.

Durante estas fechas, la comida mexicana tiene su mejor momento. El pozole, los antojitos, mole, los chiles en nogada… México tiene una complejidad y diversidad culinaria suficiente para todos los gustos.

La de nuestro país es una cocina que se ha ido enriqueciendo en múltiples ocasiones, desde tiempos prehispánicos hasta nuestros días, pasando por la influencia española e incluso la norteamericana desde hace décadas.

Uno de los postres más recurrentes en estas fechas y también en época decembrina, son los buñuelos, ese controvertido pedazo dulce de cielo que se elabora en distintas formas, dependiendo del gusto de la gente o el país en el que se haga: hay quienes los hacen como unas bolitas de pan, otros como en México, en donde son grandes tostadas con azúcar o bañados en piloncillo, algunas veces acompañados con leche.

En los estados del sureste de nuestro país, por ejemplo, todavía se conservan buñuelos muy similares a los europeos. En tanto que en lugares como Veracruz, se preparan con jaiba, piña, o incluso arroz. En Oaxaca existen recetas de buñuelos con rábanos, camote y pasas.

El buñuelo es hoy por hoy un postre glorioso, muy mexicano, el cual se puede preparar de forma deliciosa, si se sabe poner la cantidad correcta de mantequilla Président. Esta receta mantiene la dedicación y razón por la cual es un platillo muy querido por todos:

Ingredientes

1½ tazas de harina de Trigo (300 gr)

1 huevo (60 gr)

1/2 barra de mantequilla Président

1 cucharadita de polvo para hornear

1 cucharadita de extracto de vainilla

1/2 cucharadita de sal

1 taza de aceite vegetal (250 ml)

Canela al gusto

2 cucharadas de azúcar

Instrucciones

Prepare la masa

Cernir en un recipiente la harina con un colador.

Agrega el huevo, la mantequilla, el polvo para hornear, la vainilla, la sal y el azúcar.

Mezcla todos los ingredientes con las manos, hasta tener una mezcla homogénea.

Vierta a la mezcla, por intervalos, aproximadamente 3/4 de taza de agua tibia (188 ml), mientras se trabaja la masa con las manos, hasta que tenga una consistencia suave, elástica y firme.

Cubrir con un pedazo de plástico film y dejar la masa reposando por 30 minutos.

Ir haciendo bolitas pequeñas con la masa.

Ponga en la mesa un poco de harina. Ponga en la mesa una de las bolitas, aplástala y comienza  a amasar con un rodillo de adelante hacia atrás, hasta que tenga la forma de un óvalo.

Gire un disco de masa 45 grados en sentido de las manecillas del reloj y amase con el rodillo de adelante hacia atrás, hasta que la masa esté más delgada.

Una vez más gire el disco de masa 45 grados en sentido de las manecillas del reloj y amase con el rodillo de adelante hacia atrás, hasta que tenga la forma de un círculo. Al finalizar reserve.

Para que los buñuelos tengan la mejor consistencia, los discos de masa tienen que quedar lo más delgados posibles sin que se rompa la masa. Repita el mismo procedimiento con todas las bolas de masa con las que no trabajó.

Fría los buñuelos. Retirarlos poco a poco hasta que queden fritos, sin quemarlos y colóquelos en un secador, de tal manera que no se rompan.

Agregue azúcar, miel o piloncillo.

En definitiva, el queso Brie Président® es uno de los más nobles y versátiles dentro de nuestra amplia familia de productos. Debido a su sabor y consistencia, incluso tamaño de presentación (una antojable rueda), el Brie Président® se presta para hacer maravillas de forma sencilla, realzando sus cualidades y dando un toque diferente y, sí, aún más sabroso de lo que ya es.

Y lo mejor de todo esto es que no se requiere un proceso muy elaborado, ni ingredientes demasiado notorios que entorpezcan la esencia deliciosa de un Brie Président®, el cual debe estar siempre cremoso y a la orden.

Desde hace décadas nos preguntamos ¿cómo hacerlo más delicioso?, ¿cómo realzar sus cualidades sin que pierda su inconfundible sabor?. A veces la respuestas más adecuadas o el camino más directo hacia la perfección, proviene de los procesos y las cosas más sutiles.

Si lo que buscas es hacer de ésta una versión diferente de tu Brie Président®, aquí te presentamos siete formas en las que todo será diferente, sin dejar de ser una maravilla sabor Président®. Toma nota y eleva el nivel de la delicia.

1. Con una gruesa capa de mermelada de frutos rojos y especias

En un recipiente, solo unta una capa gruesa de tu mermelada de frutos rojos favoritos, una pizca de laurel, hornea por un minuto y listo. Tendrás una combinación ganadora que funcionará como la untada perfecta para galletas, panecillos o tostadas de repostería. Delicia pura.

2. En un ramekin con ajo tierno asado y miel

Ese recipiente de cerámica de bordes altos y rectos es perfecto para espolvorearle ajo previamente hervido o muy tierno en rayadura (sólo un par de dientes, aunque puede ser al gusto, y una buena dosis de miel. El resultado te dejará sorprendida, ya que los sabores armonizan perfecto sin confundirse en uno solo. Equilibrio nivel Président®.

3. El chapuzón rústico: tocino crujiente, pimientos y tomillo

Supongamos que piensas sólo en una tapa costrosa sutil para tu Brie Président®. Entonces fríes trocitos diminutos de 100 grs de tocino, picas finamente medio pimiento y agregas una cucharadita pequeña de tomillo. Al final mezclas, cubres tu queso con la mezcla y horneas en la estufa un minuto o dos para tener un resultado más o menos crujiente por fuera y suave y delicioso por dentro. Así saben las mejores cosas de la vida.

4. Envuelto en una capa simple y delgada de prosciutto

Suena fácil, porque lo es. Tienes esa versión menos fuerte del jamón serrano, que no es sino el término italiano para referirse más o menos a casi cualquier jamón curado de tu preferencia. Pues bien, tan sencillo como suena, sólo hay que cubrir, cubrir y cubrir hasta donde tu paladar calcule el equilibrio. El jamón y el queso Président® nacieron como una de esas suertes del destino, en el que la correspondencia de sabores indican que son el uno para el otro. Ya sea frío o caliente, este pedazo de gloria vuelto comida es una de las combinaciones más versátiles y ganadoras. 

5. Goteo con jarabe de maple y nuez

Sabemos que para el paladar mexicano, el dulce con salado suele ser una combinación de precaución, ya que no a todos les gusta. Sin embargo, esta delicia que podría pasar por postre, no es sino un snacks que debe prepararse con tiento, ya que el secreto está en no abusar del jarabe de maple para que el Brie Président® no pierda fondo y prevalezca su delicioso sabor. Sólo hay que agregar una capa delgada y unas cuantas nueces, recuerda que buscamos realzar los sabores sin perder las cualidades. Ese es nuestro norte.

6. Picado con arándanos brandy e higos

Vamos a partir nuestro Brie en pequeñas porciones uniformes con un cuchillo, espolvoreamos arándanos y pedacitos de higo. Luego dejamos caer una porción sutil aunque generosa del brandy de nuestra preferencia (buscar uno no tan dulce para obtener mejores resultados) y vertir sobre nuestro Brie Président® transformado. Un par de minutos en el horno bastarán para detonar una delicia equilibrada, elegante y excesivamente deliciosa.

7. Glaseado con mantequilla y nueces

Esta es una versión más sutil de nuestra propuesta 6, en la que una poca porción de mantequilla Président® se calentara a fuego lento con una pizca de azúcar glass y nueces picadas. La mezcla se vertirá caliente y dejaremos enfriar unos minutos, con el propósito de que la capa quede un tanto incorporada al cuerpo del Brie Président®. El resultado es fantástico y levemente desconcertante para bien, ya que la sutileza debe llegar a tal grado, que lo podamos consumir tanto como snacks, que como acompañante directo de un platillo con todas las de la ley.

© Lactalis President 2017-2020