Back to the top

Datos Curiosos

En el mundo de los quesos existen algunos protocolos que son inquebrantables. Por lo que no hay nada mejor que conocerlos y tener claro en qué momento y qué combinaciones son las óptimas para llevar el queso a la mesa. Por esta razón te compartiremos cómo es que hay que partir un queso, de qué manera acomodarlo sobre el plato, y hasta qué porciones son amables para la vista, recuerda que los quesos son todo un arte gastronómico.

Además te revelaremos los maridajes idóneos entre nuestro catálogo de quesos y algunos tipos de vinos, esto con el fin de que tus experiencias Président sean cada vez más placenteras.

¿Cómo se sirve un queso?

Hay una peculiaridad en la manera de servir un queso sobre un plato o charola, sobretodo cuando el queso se exhibe solo, sin ningún condimento o guarnición. Se trata de una regla numérica de números impares, o sea: 1, 3, 5, 7, 9, sucesivamente, esta estrategia causa un efecto visual que remite a estímulos como la tranquilidad y el orden, pero sobretodo crea una sensación de antojo.  

Maridajes perfectos.

Los quesos azules se asocian con tintos robustos, no demasiado tánicos, al igual que con los vinos de licor como el Sauternes, Vendimias tardías, PX, Oportos, Banylus, o el Maury.

Los quesos de cabra son ideales para acompañarse con vinos blancos o afrutados.

Por otro lado los quesos de pasta blanda y corteza enmohecida se pueden acompañar con vinos blancos con cierta acidez, o vinos tintos jóvenes ligeros y bastante frescos.

Mientras que los quesos de pasta prensada son el match perfecto para los vinos tintos de crianza ligera.

Los quesos de pasta cocida son ideales para ser acompañados con vinos blancos muy aromáticos y suaves, o en su defecto, vinos tintos ligeros y de poca acidez.

Como habrás notado, servir un queso es un ejercicio que requiere de conocimientos previos, por lo que en Président nos ocupamos por brindarte la información necesaria para enriquecer tus experiencias.

 

Hay cosas que definitivamente no pueden ocurrir estando sobre una mesa; acciones que pueden llegar a marcar la diferencia entre saber comer o comer por instinto. Por lo que es fundamental conocer algunas reglas básicas acerca de buenos modales, pero sobretodo saber qué cosas están definitivamente prohibidas cuando se trata de comer bien. Por esta razón en Président hemos decidido presentar ocho mandamientos que te ayudarán a consumir, preparar y servir de manera adecuada nuestros productos, esto con la finalidad de que logres evitar momentos bochornosos frente a tus invitados, además de que en una de esas hasta puedes aparentar ser todo un experto culinario.

No servirás el queso con las manos

Si hay una acción que te puede dejar mal parado es la de servir el queso con la yema de tus dedos, y es que para ello existen varios utensilios que te pueden servir de apoyo al momento de llevar el alimento a la mesa, por lo que es en acto de mal gusto que sirvas el queso Président con las manos, además de que denota suciedad y un pésimo estilo.

No se puede dipear con un totopo que ya estuvo en tu boca

Sabemos que en fiestas y reuniones es común que productos como el Rondelé Président se sirvan directo de su empaque para el deleite de todos los invitados, pero esto no quiere decir que un momento agradable se convierta en una mezcla de queso y salivas extrañas, por lo que queda estrictamente prohibido regresar el totopo o galleta al plato una vez que ya estuvo en tu boca.

Los detalles te harán grande

Los detalles para muchos son muestras de interés y entusiasmo, acciones que dan un extra a quien las realiza, pero también a quienes las aprecian, por ello es fundamental que al momento de servir alguno de nuestros productos trates de hacerlos lucir presentables, esto lo puedes lograr acompañándolos de frutas, verduras o hierbas de olor de acorde al estilo del queso, estamos seguros que al hacerlo recibirás buenos comentarios y hasta felicitaciones.

Hay quesos para todo

Definitivamente para cocinar o preparar alguna botana hay que conocer perfectamente bien las propiedades de cada ingrediente, no es lo mismo servir un queso Feta desmoronado Président fresco recién salido del refrigerador, que servirlo tibio o a temperaturas altas, hay que recordar que este queso es ideal para acompañar alimentos frescos como frutas y verduras, pescados, o carnes frías que sirvan como entrada.

Una mala broma

Es imposible concebir el hecho de intentar cortar un queso duro o semiduro con un cuchillo de punta redonda o untable, por lo que hay que fijarse bien qué tipo de cuchillos son los que se llevan a la mesa al momento de montar los cubiertos.

Contaminar la mantequilla empacada con productos ajenos

Aunque es común mezclar la mantequilla con casi cualquier otro alimento para darle un sabor diferente y especial, hay cosas que quedan estrictamente prohibidas, como untar mantequilla y mermelada en un pan con el mismo cuchillo, esto porque al momento de que el cuchillo contaminado toca la barra de mantequilla hay elementos que pueden afectar y descomponer la consistencia de ésta, razón por la que se deben de utilizar dos cuchillos untables diferentes.

Aprender a cortar

Existe una gran variedad de cuchillos y sierras que sirven para cortar toda clase de quesos, por lo que en Président elaboramos un manual con las instrucciones necesarias para realizar cortes adecuados en los momentos precisos, ya que cortar mal un queso es como tirar un momento hermoso a la basura.

La temperatura lo es todo

Para lograr degustar un buen platillo hay que mantener los alimentos a temperaturas ideales para que éstos no pierdan sus propiedades y, al contrario, mantengan intacto su sabor y consistencia, por lo que es fundamental mantener en temperaturas ideales cada uno de nuestros productos Président con tal de evitar algún descolón.

 

Las enciclopedias fueron creadas bajo un escenario sombrío, con el fin de recopilar y archivar la información más representativa de las artes, la ciencia y los oficios más representativos de la época, estamos hablando del siglo XVIII, mejor conocido como la Ilustración. Uno de sus principales precursores fue el filósofo y escritor de origen francés Denis Diderot, quien se dio a la tarea de editar 17 tomos de textos y 11 más dedicados a puros grabados, una tarea que no fue sencilla, sin embargo le alcanzó para pasar a la historia como uno de los grandes forjadores del humanismo y por supuesto le valió el nombre del padre de la enciclopedia.

En tiempos recientes se ha dado un fenómeno constante entre los amantes de la información, ya que sin importar cuáles sean los temas y las circunstancias, autores de todas partes del globo se han dado a la tarea de recopilar los datos más curiosos acerca de prácticas exóticas y gustos que rebasan cualquier pensamiento dirigido por la razón.

Seguramente has escuchado un sinfín de datos curiosos acerca del queso y los diferentes platillos que se pueden preparar con este delicioso ingrediente, inclusive es probable que tengas un listado de los países que más adoran el sabor de este derivado de lácteos provenientes de diferentes animales como las vacas, los alces, las burras, y hasta las cabras, sin embargo hay cosas que pueden llegar a considerarse pecados si un amante del queso no puede responder, por lo que es importante tener claros cada uno de estos preceptos que te darán el título de amante ferviente de los quesos. Por lo que Président te mostrará algunos de los datos comúnmente reconocidos entre los fieles del queso.

Un vuelve a la vida.

Si un fanático del queso no pide una pizza de cinco quesos al momento de ordenar, quiere decir que probablemente esté confundido o hipnotizado, lo bueno es que sólo bastará con oler el queso derritiéndose en el horno para recordar por qué está parado justo enfrente del mostrador.

Cobrar un error.

No hay amante del queso que deje pasar la oportunidad de cobrarse un error del mesero a cambio de un rico chicharrón de queso fundido, sobretodo si se trata de queso Ossau Iraty, por supuesto de la línea Président.

El futbol sabe a queso.

Aunque la próxima copa del mundo se realizará en Rusia, muchos de los aficionados al futbol aprovecharán para hacer de cada partido las ingestas de queso más grandes del año, por lo que cualquier botana que pueda dipearse caerá en quesos fundidos de todo tipo, pues si algo caracteriza los encuentros de este bello deporte es la convivencia y la oportunidad de complacer todos los antojos, sobretodo si se trata de queso.

La hamburguesa de queso.

Si algo caracteriza a un fan indiscutible del queso es su capacidad para improvisar, y uno de esos momentos claves para sacar a flote tus dotes de cocinero es cuando ha llegado el fin de mes y el refrigerador está vacío, por lo que hay que hacer de lo que hay un platillo digno de cualquier realeza. Así fue como surgió la famosa hamburguesa de queso, elaborada con una rebanada de queso fundido P´tit Basque Président, pan de mantequilla Président, y todos los ingredientes que acompañan una buena hamburguesa.

La última noche del mundo.

Es impensable que un amante del queso pudiera imaginar su última noche sobre la Tierra sin antes poder despedirse del queso, por lo que seguramente más de uno ha pensado en un banquete en donde los quesos Président estén presentes en todos lados, inclusive en el licuado.

Mochila de supervivencia.

En los último días se ha sugerido que tengamos a la mano una mochila de “supervivencia” por lo que es importante hacer una evaluación de los objetos que podrían salvarnos la vida en caso de desastre, razón por la que si de verdad te consideras un amante del queso deberías salir corriendo a uno de nuestros distribuidores en busca de tu selección de quesos Président favorita.

El caldillo de queso.

Hay momentos en los que el cuerpo necesita de un líquido caliente y caldoso, por lo que varios de los grandes chefs del mundo se han dado de recorrer cada rincón del mundo para probar los quesos que definitivamente pueden ser preparados en caldillo, sin duda alguna éste es uno de los inventos más reveladores jamás antes pensados.

Una gringa.

En la actualidad no hay mexicano que se niegue a pasar la noche acompañado de una deliciosa gringa, y no de cualquiera, sino de una bien carnudita y muy doradita, con su queso Ossau Iraty Président bien fundido, por lo que pasar una noche de fiesta en las calles mexicanas siempre tiene una gran recompensa.

Italia el paraíso de los amantes.

Algunos de los viajeros más ilustres de la historia señalan en el mapa a países como Perú, México, Brasil e inclusive a Australia como los lugares más exóticos para visitar por sus magnos paisajes naturales, y por sus culturas tan lejanas a las de occidente, sin embargo los trotamundos contemporáneos han elegido nuevos destinos para visitar, esta vez guiados por su gastronomía, por lo que naciones como la italiana, la francesa y pos supuesto la mexicana, donde Président llegó para quedarse.

Como habrás notado esta lista está compuesta por las posibles reacciones que algunos de los amantes del queso ante circunstancias que los ponen en una encrucijada entre el queso y su fidelidad hacia él. Así que ahora ya sabes cuales son las posibles decisiones que un fan del queso puede tomar.

No podemos negar nuestro gusto tan enraizado por los quesos, sólo de hacer un recuento de cuántos y la diversidad de platillos con los que combinamos el queso, nos daríamos cuenta de que en cada ocho de diez guisados mexicanos este ingrediente se presenta de manera recurrente, por lo que nos ha llevado a pensar en los beneficios que este tipo de lácteos tienen sobre nuestro organismo, en especial si se trata de la variedad de quesos Président.

A lo largo de la historia han existido disputas entre naciones para ver quienes son los verdaderos inventores del queso, sin embargo comprobar la procedencia original ha sido imposible de resolver, por lo menos hasta ahora, no obstante este pleito entre culturas diferentes ha originado que los dimes y diretes en torno a sus propiedades estén a la orden del día. Y sí, definitivamente el sabor de los quesos ha cautivado a todas las naciones, sin importar su ubicación en el mapa.

El queso es súper importante en una dieta balanceada, puesto que contiene los elementos más nutritivos de la leche, entre ellos los aminoácidos, que son los encargados de formar las proteínas que a su vez cumplen con la función de anticuerpos que nos cuidan de enfermedades y parásitos que atentan contra nuestra salud.

Las altas cantidades de calcio que contienen los quesos, son de suma importancia para el fortalecimiento del sistema óseo, a tal grado que el queso es uno de los productos vacunos más utilizados en la lucha contra la artritis y la osteoporosis, por lo que es común que este producto sea fundamental en la dieta de los recién nacidos y en personas de la tercera edad.

Por si fuera poco, el queso cuenta con los elementos suficientes para generar saliva constantemente para así mantener limpia la placa dental de manera orgánica sin tener que recurrir a fármacos químicos o a remedios como las pastas dentales o los enjuagues bucales.

Quizá uno de los productos derivados del queso más extravagantes con los que te hayas encontrado es el jabón de queso. Sí, por más extraño que parezca, este ingrediente higiénico es uno de los más recurrentes en las regaderas a nivel mundial, sobretodo en las de las personas que padecen alguna enfermedad dermatológica.

Para las mujeres que están en procesos de dar a luz, el queso resulta un alimento fundamental en su dieta, puesto que este producto contiene grandes cantidades de ácido fólico, lo que ayudará al recién nacido a que su sistema inmunológico se fortalezca de manera significativa.

Otra de las grandes ventajas de comer quesos en abundancia es que en las mujeres causa una especie de alivio antes, durante y después de sus procesos menstruales, por lo que nunca debe de faltar alguno de los quesos Président en tu refrigerador.

Si alguna vez te has preguntado cómo es que las mujeres son capaces de producir cantidades tan altas de leche materna durante la lactancia, una de las respuestas se debe al consumo de grandes porciones de quesos, pero en general lácteos, que se encargan de generar anticuerpos y aumentar la grasa corporal constantemente, por lo que una sola mujer puede alimentar hasta a tres recién nacidos al mismo tiempo.

Aunque aún no se ha logrado encontrar una cura definitiva contra el cáncer, los avances científicos han logrado identificar que el consumo de queso ayuda a prevenir ciertos tipos de cánceres como el de colón, entre otros.

Se ha detectado que algunos tipos de lácteos, como la mantequilla y el queso, son alimentos capaces de salvar vidas, ya que en enfermos de anemia o bulimia han registrado grandes cambios favorables al ingerir este tipo de productos, lo que les ha valido un lugar privilegiado en el combate de esta clase de enfermedades.

Sin lugar a duda el queso ha sido a lo largo de la historia humana un alimento muy importante para nuestra evolución biológica y la reproducción de la especie, por lo que no es relevante conocer con precisión qué país se puede adjudicar su invención, sino la relevancia que tiene en nuestro cuerpo y los efectos benéficos que provoca en él.

Los quesos son de los productos animales más solicitados en los mercados de alimentos en todo el mundo, y aunque su origen es propiamente europeo, en continentes como Asia y América han encontrado un buen recibimiento por parte de los sectores especializados y del público en general. Es por esto que, con el paso del tiempo, algunas variedades de quesos, como el reclette y el roquefort, se han convertido en un elemento base para muchos platillos preparados en cocinas gourmet. Pero: ¿por qué esta clase de productos causan tanta sorpresa en los consumidores?

Existen muchos rumores acerca del queso Roquefort y los procesos por los que tiene que pasar para lograr el sabor tan especial que lo caracteriza. Sin embargo, muchos de los rumores que hay en torno a él se deben en gran parte a comentarios poco fundamentados, que han logrado traspasar las fronteras culturales al grado de que hay quienes aseguran que este queso es uno de los más extraños del mercado.

Es por esto que haremos un recorrido por la historia para desenmascarar todas estas farsas que hay alrededor de él, y por supuesto concluiremos con una receta fácil de preparar en casa.

Aroma peculiar

Primero, hay que aclarar que el queso Roquefort no se elabora con los pies humanos como se ha venido creyendo. La explicación de este aspecto tiene bases más solidas de lo que se ha interpretado, por lo que su peculiar aroma se debe a otros factores muy ajenos a las extremidades humanas: este queso se deja cuajar por periodos de tiempo muy largos, aproximadamente entre cinco y seis meses, donde pasa por varios procesos hasta que está listo para llevarse a la mesa.

Registros arqueológicos

La historia de este extraordinario queso se remonta a tiempos inmemorables. Algunos registros arqueológicos apuntan a que las primeras apariciones del queso roquefort datan del año 754 – 814, cuando Carlomagno era Emperador del Reino de los francos en la época merovingia. El dichoso que descubrió y difundió esta información fue el cronista Eginhard, quien trabajó a profundidad la vida entera de Carlomagno.

Historia del origen del queso

Aunque no se conoce con seguridad quiénes y cuándo elaboraron el primer queso roquefort de origen francés, la historia ha presentado acercamientos de quienes sí fueron de las primeras personas en probar este delicioso manjar. Y es que como antes mencionamos, uno de los que encontró registros concretos fue el cronista Eginhard, mismo que publicó un libro cuyo título es La vida de Carlomagno donde hace referencia a un breve relato donde Carlomagno azarosamente se detiene a comer en la casa de un obispo, quien le ofrece por primera ves este delicioso queso.

Al principio, el emperador ve con ojos despectivos el plato que le han servido en la mesa, comienza a comerlo y antes de dar la primera mordida Carlomagno retira lo que según él estaba podrido en el queso (las manchas azules), por lo que de inmediato el obispo toma la palabra y lo cuestiona: ‘¿Por qué obras de este modo, mi señor emperador? Lo que desechas es la mejor parte de este humilde queso’. En respuesta Carlomagno hace a un lado sus prejuicios y se lleva a la boca el primer pedazo, después de unos minutos de saborearlo, voltea a ver al obispo y con un tono de voz autoritario le dice: ‘Has dicho la verdad, por tanto de ahora en adelante quiero que cada año me mandes a Aquisgrán dos cajas de quesos como éste.

Vaya que desde sus primeras apariciones el queso roquefort causó sensación entre las más destacadas celebridades, razón que le ha valido un renombre dentro de los mejores quesos franceses.

Procesos de producción.

Si alguna vez pasó por tu cabeza que los quesos eran cosa simple y sencilla, ahora que descubras el largo proceso por el que tiene que pasar la leche desde que es obtenida de las ovejas, hasta que es servido en la mesa, pues como mencionamos anteriormente para la elaboración del queso roquefort se requiere un aproximado de cinco a seis meses de producción en condiciones aptamente adecuadas para que logre adquirir su sabor y consistencia que lo hacen único.

La producción del roquefort requiere varios aspectos propios de las montañas de Causse, por lo que los productores han fincado grandes bodegas en las que conservan el producto durante largos periodos de tiempo gracias a la humedad que generan las abundantes corrientes de viento durante todo el año, así la temperatura se conserva entre 8 y 10 grados y la humedad es de un 95%, lo que hace que los quesos se conserven en un estado excelente.

 

Cuando alguien dice que es intolerante a la lactosa, muchos sienten pena de saber que esa persona seguramente sufre todos los días por no poder comer lo más delicioso que hay en el mundo: queso. Durante las reuniones en que todos ríen a carcajadas mientras se llevan ese trocito de comté a la boca y luego un sorbo de vino, esa pobre alma tan sólo se limita a mirar de reojo pensando cómo sería la vida si tan sólo pudiera probar un bocado también. Pues no, no todo está perdido, pues hasta donde sabemos, algunos quesos sí son para todos: tolerantes e intolerantes a la lactosa. Basta saber cuáles sí y en qué cantidad.

Se dice que alguien es intolerante a la lactosa porque su intestino es incapaz de digerir este azúcar que se encuentra presente en la leche y sus derivados, la consecuencia ante la desobediencia de esta condición natural en algunas personas puede ser desastrosa. Ante esta triste realidad, quien ha sido diagnosticado como intolerante a la lactosa tan solo deja de consumir todo lo que tenga que ver con lácteos, sin saber que aún hay esperanza en su vida, pues para tener una vida intestinalmente tranquila no es necesario eliminar todos los lácteos de la dieta.

La razón: hay algunos lácteos que contienen este azúcar en mínimas cantidades, tanto que el organismo suele ser capaz de tolerarlas muy bien. La cuestión está en saber cuáles sí y cuáles no. La regla general para saberlo es que a mayor maduración (se puede reconocer también por la dureza del queso) menor concentración de lactosa.

Pero si no sabes de maduraciones y tienes dudas sobre el origen del queso que quisieras comer, lo mejor será que vayas directo a la información nutrimental. Observa el contenido de azúcares: si este es menor a .5g por 100g del producto, significa que tiene un bajo contenido en lactosa y que podrás al menos probarlo con moderación.

Esto no sólo hará tus días más felices sabiendo que puedes darte el gusto de vez en cuando: si optaras por eliminar radicalmente el consumo de lácteos, ante la mínima ingesta tus síntomas serían mucho más fuertes (no puedes controlar los ingredientes que se usan en todos los lugares a los que vas; por mucho que adviertas tu intolerancia al mesero, siempre habrá uno que lo olvide).

Si crees o sabes que eres intolerante a la lactosa, el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK por sus siglas en inglés) recomienda recordar lo siguiente:

  • La intolerancia a la lactosa significa que tienes problemas para digerir la lactosa.
  • Si tienes intolerancia a la lactosa, podrías sentir malestar después de comer o beber leche y productos lácteos.
  • Muchas personas con intolerancia a la lactosa pueden tolerar pequeñas cantidades de leche— 4 onzas o menos—a la vez, especialmente a la hora de comer.
  • Es posible que puedas añadir gradualmente pequeñas cantidades de leche y productos lácteos Président © a tu dieta.
  • Puedes usar productos de venta libre que pueden ayudar a digerir la leche y los productos lácteos.
  • Si eres intolerante a la lactosa, asegúrate de recibir suficiente calcio todos los días. Habla con tu médico sobre cómo obtener suficiente calcio en su dieta. Pregúntale si debes tomar un suplemento de calcio.

Con las lluvias entorpeciendo la movilidad en la ciudad, no nos queda más que quedarnos en casa o reunirnos en casa de alguien más. Así que estos días hemos tenido que sacar todo el ingenio que tenemos dentro para pasar la tarde acompañados de un bocadillo saludable y delicioso para compartir con el roomie, con los amigos, o tan solo con uno mismo, que no nos tome tanto tiempo, y que vaya con el mood lluvioso: queso. Muestra tu sabiduría, respeta la calidad del queso que tienes en tus manos, y sírvelo como todo un experto.

1. Frío, jamás. Sí, obvio lo tienes que refrigerar; pero para servirlo tienes que dejarlo un rato (quizá una hora) a temperatura para que recupere sus aromas y sabores naturales.

2. Corteza, sí. Por si no lo sabías, la mayoría de las cortezas de los quesos son comestibles, depende tan solo del gusto de cada quién, excepto aquellas que tienen también cera o plástico. Es raro que alguien quite la corteza del Brie o del Camembert; pero no lo dudes, si el queso tiene calidad Président®: déjala y cómela.

3. Cuchillo, sí. Con esto nos referimos a que el queso no se parte con cualquier cuchillo, de preferencia usa uno especial para cada tipo de queso. Pero, lo más importante: nunca uses el mismo cuchillo para partir diferentes quesos ¿o quieres seguir pensando que Brie y Camembert saben igual?

4. Espacio, por favor. Ya sabemos que eres adicto al queso pero, honestamente, ¿a quién le importa? Servir demasiado queso en el mismo plato entorpecerá su consumo haciendo un desastre que nadie disfrutará. Deja el espacio necesario para que cada pieza pueda ser tomada con respeto y, si lo que quieres es evitar dar varias vueltas a la cocina (porque seguro tendrías que hacerlo), sirve el queso en dos o más platos.

5. Combina, un poco. Aunque un buen queso debería poder comerse sólo, también es cierto que se agradece la compañía de contrastes al paladar que te permitan disfrutar más el sabor. Muchas son las opciones que tienes, intenta probar una o varias diferentes cada vez e identifica cuál es la que mejor te define. Pan, arándanos, nueces, higos, miel, hay un mundo de posibilidades.

6. Recicla, nunca. ¡Qué horrible sensación la de llevarte a la boca un Brie que se abrió hace una semana! No, no, no. El queso que sirvas siempre debe haber sido recién abierto, de otra forma tendrías que cortar todo el rededor, lo cual, tristemente, te deja sin la corteza.

7. Guarda, con cuidado. Si de plano quedó del queso que recién abriste, puedes consumirlo en uno o dos días más, pero solo si lo guardas con cuidado. Un buen queso no se guarda en el típico tóper. Debes cuidar que no quede expuesto al aire, por lo que lo mejor será envolverlo en papel encerado y guardarlo en una bolsa resellable, sacando lo más que puedas el aire.

No le sobra razón a quien asegura que la mantequilla es, más que un producto clave de la cocina universal, el bloque cremoso amarillo de nuestros sueños es toda una cultura, en el que giran sabores, platillos extraordinarios, momentos para compartir, pero no sólo eso…

También hay recuerdos, historias o analogías, que gracias a las cualidades de la mantequilla se pueden comprender mejor ciertos aspectos de la vida cotidiana. Históricamente, la mantequilla ha estado ligada a la literatura más de lo que pensamos.

Y es que así como la mantequilla Président® es variada y versátil en la cocina, y funciona para otros usos para los que originalmente fue creada, como las letras, las historias, los ensayos o reportajes.

Tras varios días de lectura exhaustiva, nuestro jurado Président® experto en letras y mantequilla llegó a la conclusión de que estos 7 libros son los imprescindibles, en cuanto a la mantequilla como fuente de inspiración para los textos. Se recomienda la lectura de ellos con pan, mantequilla y un toque de sal.

1.- Cuentos de pan con mantequilla-Delia Goldadler Joison

Algunos ficticios, otros tantos verídicos e incluso testimoniales, la prolífica autora argentina Delia Goldadler Joison se sumerge en el potente marasmo que es delicia por la lectura, y confecciona una colección de historias sencillas, directas y amenas, en donde la idea del momento en donde el pan y la mantequilla son parte de una grata experiencia, se funden con la del gusto por las historias.

En torno a este libro, la escritora ha confesado: “ Tuve una vida interesante, y me resulta placentero compartir con ustedes algunas de mis vivencias, tales como lo que me aconteció en Machu Pichu que fue muy especial, o contarles mi travesía en canoa por el río Amazonas junto a los delfines rosados. En suma, uno de esos libros que gustarán mucho”.

2.-Rana sobre la mantequilla, PNL- Helmut Krusche

Uno de esos textos en los que con los que uno se engancha por útiles, por saber de qué va el título y al final llaman a la acción. Rana sobre la mantequilla recuerre a la imagen que le da nombre y muestra de forma Clara y amena, los fundamentos teóricos de la programación neurolingüística, de modo que se puedan convertir en ejemplos claros para mejorar nuestras relaciones interpersonales, influir en los demás de forma responsable y ayudarles a transformar creativamente su conducta.

¿A qué se refiere exactamente Helmt Krusche con la Rana sobre la mantequilla? Sigue leyendo y descúbrelo hasta el final.

3.-El verdadero significado de la palabra mantequilla-Magos Maguey

Uno de los bellos artes en el lenguaje y la literatura es el empleo de la ironía como figura discursiva. Uno puede vestir al lobo de oveja sin que deje de ser lobo. Versatilidad, una vez más, como la mantequilla que amamos.

Contrario a lo que sugiere su título, este libro aborda los hábitos personales y políticos que afectan a la sociedad moderna. Escurridizos, evasivos, que no se enfocan en lo que realmente importa y ven hacia el otro lado.

Lo divertido y delicioso de este texto, es que no pretende enseñar ninguna doctrina filosófica o religiosa, sino solamente desacralizar lugares comunes, creencias, miedos y, según el autor, resacas sociales. La historia suele estar contada por los ganadores. No obstante, esto no implica que tengan razón. Mediante un poco de humorismo,  Maguey se pregunta, ¿cuál es el verdadero meollo del asunto? Hoy en día, nadie conoce la receta para resolver lo elemental. Sin embargo, el mundo sigue siendo bello e interesante.

4.-¿Cañones o mantequilla?-Sergio A. Berumen

Uno de esos libros que habría que tener todo ciudadano de a pie medianamente interesado por cuidar su dinero y estar enterado de lo que ocurre a nivel económico en el mundo, cómo le afecta. Este libro es tan efectivo y prístino como la mantequilla de mejor calidad.

¿Cañones o mantequilla? Es un compendio de términos, preguntas y ejemplos sobre economía para quienes no somos especialistas en el tema. Pocos manuales sobre el tema han sido reeditados tantas veces. Samuelson ilustra con frecuencia, los conceptos teóricos con ejemplos vívidos. ¿Qué consecuencias tienen las decisiones financieras que tomamos? ¿Cómo funciona el entramado sistema monetario y económico de las naciones? Este texto lo explica de forma sencilla, concreta y en ocasiones hasta divertida.

5.-La ley de El Sevilla: Si tu pareja tropieza y cae, lo hará con la mantequilla hacia abajo

Desde el título de este libro sabremos que vienen buenas dosis de humor y mirada humana. El Sevilla es uno de esos personajes españoles que trascienden por empáticos, listos y con un sentido agudo de la observación en cuanto a las relaciones humanas se refiere.

¿Qué es lo que funciona en la cama?, ¿qué es lo que nunca hay que poner en práctica?, ¿por qué ellas interpretan una cosa cuando ellos están pensando en la contraria? Esta y otras respuestas, El Sevilla las ataca, echando mano de varias teorías y reflexiones de un auténtico experto en artes amatorias. Un libro de humor que trata de cosas serias. Una vez más, la magia: la delicia de la versatilidad.

6.-Butter-Erin Jade Lange

Este es uno de nuestros favoritos de la lista. Título contundente, contemporáneo y sencillo como su historia misma. Butter, el protagonista, es un chico solitario con problemas de obesidad y está a punto de hacer historia: va a comer hasta morir y lo va a transmitir en vivo a través de un live streaming por Internet la noche de Año Nuevo.

Cuando Butter hace el anuncio en Internet, espera pena, insultos y posiblemente pura indiferencia. Sin embargo, sus compañeros, que antes no lo registraban, comienza a alentarlo para  llevar a cabo su cena letal. Conforme el apoyo de la comunidad aumenta, Butter empieza a sentirse querido, popular… y eso lo pone feliz. ¿Qué pasará cuando llegue el momento en el que tenga que cumplir con su promesa? Gran libro.

7.-Cómo ponerle mantequilla al pan: retos, alternativas y soluciones en el liderazgo de una mujer completa-Glenda Lee

Pongámoslo así: a algunos les gusta experimentar en la cocina y en la vida, a otras les funciona mejor los pasos a seguir, esquematizar y disciplinar el talento de cara a un objetivo.

El título hace clara referencia lo mismo a ponerle sentido y dirección a las cosas, así como dotarlas de potencia, para que la mujer contemporánea enfrente los retos que históricamente se le han impuesto por un tema de atavíos, prejuicios y demás imposiciones. Tomar las riendas, partir el queso y saber cómo hacer una gran combinación, como el pan con la mantequilla, de forma natural.

© Lactalis President 2017-2020