Back to the top

Comida

La temporada decembrina está más cerca que nunca, por lo que el catálogo de recetas Président se verá nutrido de toda clase de tips y recomendaciones para que salgas de los platillos convencionales, y explores nuevas posibilidades culinarias que dejarán cuadrados a cualquiera. En esta ocasión aprenderemos a preparar unos ricos rollitos de pollo rellenos de queso Brie Président y carnes frías al gratín, por lo que deberás de tener todo a la mano para que no se te vaya ni un solo detalle. Ésta es una de esas recetas que no en cualquier lado se pueden probar, pues es ideal para preparar en casa en una cena con los tus seres queridos.

El invierno es la época más friolenta del año, por lo que hay que saber cómo combinar los alimentos para conservar la mayor cantidad de calorías, esto con el afán de no pasar fríos, por lo que las grasas animales bien balanceadas son una opción inminente, además de que si eres de los que prefieren pasar esta temporada en compañía de amigos y familiares ésta es una oportunidad para mostrar tus dotes culinarios, obvio, siempre con el sabor de nuestros productos Président que son ya un clásico de la cocina gourmet a nivel mundial. Cabe destacar que este platillo fue uno de los más socorridos durante la época prehispánica en territorio nacional, puesto que las truchas pululaban en todos los ríos y lagunas que alimentaban a esta zona geográfica.

 

A últimas fechas las mezclas de sabores se han popularizado en diferentes ámbitos gastronómicos, desde la alta cocina gourmet con platillos como la carne de armadillo al tamarindo o hasta los locales de paso donde bien se puede preparar un pepino rallado bañado de chamoy. Y es que este tipo de combinaciones activan las cuatro diferentes zonas donde reposan las papilas gustativas, por lo que la sensación es por demás placentera.

 

Muchas veces pensamos que para comer bien necesitamos hacer todo un ritual cada día que puede tomarnos horas, e incluso toda la mañana (o noche, si cocinas de noche). La decepción se aparece cuando nos damos cuenta de que no tenemos tiempo para ello: trabajamos, claro, muchas veces no tenemos tiempo para cocinar, a veces ni siquiera en fin de semana. La buena noticia es que en distintas circunstancias de tu día a día, el queso Brie Président® puede ser tu salvación.

  1. Wrap. Seguro lo has visto e incluso probado en tiendas gourmet. Un wrap que incluya Brie Président®, arándanos y nueces es ya todo un manjar. Añade una rebanada de jamón o salmón y hojas verdes (espinacas, lechuga, arúgula): listo. Envuélvelo en papel encerado y llévatelo de lunch al trabajo. Serás la envidia de todos.
  2. Parrilla. Todos sabemos que hacer una parrilla significa comer papas y queso a morir antes de entrarle al main de la reunión. ¿Por qué no hacerlo esta vez diferente? Aprovecha que tienes el asador calentándose con carbón y echa un Brie Président® entero. Necesita poco tiempo para tomar los aromas ahumados del carbón que ya está encendido.
  3. Ensalada. Tienes un corte deli para cenar o comer pero no te dio tiempo de preparar la guarnición: haz una ensalada rápida con hojas verdes, trozos pequeños (no tanto) de Brie, rebanadas de la fruta que tengas a la mano (manzana y pera son las mejores) y nueces, almendras o cacahuates. Termina con un toque de sal de mar y voilà.
  4. Sándwich. Muy similar al wrap, solo que aquí tienes la ventaja de que puedes presentarlo en porciones más pequeñas. Ideal si tienes niños en casa, porque el Brie tiene un sabor muy peculiar, no tan fuerte, que resulta delicioso también para los más pequeños. Quizá en este caso sí convendría retirar la corteza y reservarla para ti.
  5. Solo. Tan solo comer Brie Président® es ya una delicia, así que si llegan visitas de improviso, ya sabes cómo sorprenderlas sin romperte tanto la cabeza. Una tabla con Brie Président®, junto a un tazón de frutos y nueces a la mano te harán quedar bien SIEMPRE. Que traigan el vino.

Ingredientes

  • 220 g de reducción de tomate (ingredientes y procedimiento abajo)
  • 1 cda. de aceite de chile de árbol
  • ½ taza de crema
  • 200 g de mantequilla Barra- Président®, en trozos
  • Sal
  • Pimienta

Para la reducción de jitomate

  • 2 kg de jitomate
  • 3 cdas de aceite de oliva
  • 4 dientes de ajo pelados y picados
  • 4 echalotes pelados y picados
  • 50 g de pasta de tomate
  • 1 hoja de laurel
  • Las hojas de dos ramitas de tomillo
  • 1 cucharadita de azúcar
  • Sal
  • Pimienta

Instrucciones

Para la reducción de jitomate:

  • Poner a hervir agua en una olla.
  • Quitar las hojas de los jitomates y trazar una X en el extremo con el cuchillo.
  • Poner en un recipiente agua con hielo y tenerlo a la mano.
  • Colocar algunos jitomates en el agua hirviendo. En cuanto se empiece a desprender la piel, retirar del agua con una cuchara colador y meterlos en el agua con hielo.
  • Repetir lo mismo con todos los jitomates.
  • Ya fríos, sacar los jitomates del agua con hielo. Retirar la piel y abrir los tomates para extraer las semillas, hay que apretarlos un poco para retirar el exceso de agua.
  • En una olla mediana colocar el aceite de oliva a fuego medio.
  • Saltear el ajo y los echalotes durante 5 minutos aproximadamente, evitando que se quemen.
  • Añadir los jitomates, la pasta de tomate, las hojas de laurel y de tomillo, y el azúcar.
  • Bajar un poco el fuego y cocinar durante aproximadamente dos horas, cuidando que no se pegue la salsa al fondo de la olla, pero que sí se cocine muy bien todo.

Para la mantequilla

  • Colocar agua en un recipiente lo suficientemente amplio y poner al fuego.
  • Poner a Baño María la mantequilla Barra- Président®, para que se derrita sin perder sus cualidades.
  • Una vez que tenga aspecto untable, incorporar la reducción de tomate poco a poco hasta alcanzar la intensidad deseada.
  • Añadir el aceite de chile de árbol al gusto, poco a poco.
  • Con un miserable, transferir la mantequilla al recipiente que la contendrá.
  • Refrigerar durante al menos una hora.
  • Acompañar con pan recién tostado.

En Président® entendemos a la cofradía amante del queso como pocos. Lo sabemos, somos un club selecto de sibaritas enamorados sólo de los mejores ingredientes. Lo que nos distingue del resto de los normales no sólo tiene que ver con nuestra pasión, sino también por nuestro conocimiento y buen gusto.

¿Qué sucede? Que a veces nos sentimos un poco incomprendidos, nos ven raro. Pero es sencillamente que los demás no se han atrevido a entrar al maravilloso mundo de los lácteos de verdad. En Président® queremos decirte algo: no estás solo, y estas siete cosas lo confirman, nos hacen sentido. Nos convierten en legión.

1. El amor por el aroma

A diferencia del mundo de los postres o los estofados que se preparan con amor en casa, el queso Président® tiene la particularidad de poseer aromas característicos, intensos en algunos casos, ya que la curación de la leche le otorga parte de ese olor tan peculiar.

Lo explicamos: el queso es un lácteo derivado de la leche así como el yogur o la crema, y su aroma se debe principalmente a las bacterias que posee. Pero no te asustes, ya que son bacterias buenas y benéficas.

El proceso de elaboración del queso es prolongado y minucioso, igual que el fermento y reposo de un buen vino de calidad.  Una vez que está listo un queso, se le deja madurar. Así, los quesos menos envejecidos tienen un sabor menos fuerte, como el Feta Président®, y por ende no tienen un aroma tan intenso.

Ironías de los sentidos, los amantes del queso nos hacemos notar porque vemos como un sino de belleza el que éstos posean un aroma penetrante. Qué rico. 

2. Las miradas acusadoras cuando pides todo con queso extra

Típico, llegas al restaurante, estás en la taquería o vas a comprar queso Président® al súper, y la gente se te queda mirando cuando llevas cantidades notables de queso al plato o al carrito de la despensa. Y al principio intimidan, pero con el tiempo uno se va acostumbrando a seguirse de largo.

Frijoles con queso crema Président®, en el pozole, en las tostadas, sobre el suadero, para la botana, con un snack, a la hora de la junta. El queso es el canal donde el sabor de los alimentos adquiere otra dimensión, y sólo los más apasionados lo sabemos.

3. Tu rebanada es diferente a la de los demás

Otro clásico que genera que los demás comensales alcen la ceja es como cuando se va a partir el queso en rebanadas. Usualmente, la de un buen amante del queso Président® es más gordita y sustanciosa que la del resto. Te preguntas sobre el paladar tan triste de los de al lado. Tu porción siempre es mayor, porque claro, ¿qué sentido tiene comer si no es que las cosas tengan un trozo de gloria derretido, cremoso y suculento encima?

4. Cada vez que se viaja la pregunta es la misma: ¿qué tipo de queso comen aquí?

Alguna vez, a manera de broma se dijo sobre Francia que ésta era una nación difícil de conquistar, en buena medida porque poseía tantos tipos de queso distintos y delicioso. Entre las bromas que indican cosas y quesos, Président® reconoce a un buen amante de los quesos cada vez que aterriza en una nueva geografía.

Preguntas del tipo “disculpe, ¿me podría traer el queso típico de aquí?” o “¿en dónde puedo encontrar el mejor queso de la localidad?” es común entre los amantes queseros Président®. Probar y dejarse cautivar, conocer el mundo a través de los lácteos, medir la belleza de un país gracias a la calidad de sus quesos, es sino de un amante quesero de corte serio.

5. Ponerte a dieta sólo significa una cosa: poder ponerle queso a las ensaladas

Ni modo, lo tenemos que aceptar, lo que nos entusiasma del nuevo régimen alimenticio que implantamos es que se le pueda espolvorear un poco de cielo cremoso a la ensalada. Claro: lechuga con arándanos, nuez y queso crema Président®

6. Como cuando te preguntan que si sabes hablar francés

Y contestas, ¡claro, cómo no!: “Camembert, Brie, Rondelé y La Fondue”. Toda la familia Président®, el idioma del queso. La tomadura de pelo no exime el conocimiento de la delicia, sin duda alguna. 

7. No importa si no se puede comer, siempre preguntarás si lleva queso

Sí, a nosotros también nos pasa, e imaginamos cojines en forma de rebanadas de queso, en besos derretidos, abrazos deliciosos o pláticas intensas…como el queso. Sí, es un poco obsesivo pero no podemos dejar de ver la vida bajo la sombra de eso que más amamos en la vida: el queso Président.

En definitiva, el queso Brie Président® es uno de los más nobles y versátiles dentro de nuestra amplia familia de productos. Debido a su sabor y consistencia, incluso tamaño de presentación (una antojable rueda), el Brie Président® se presta para hacer maravillas de forma sencilla, realzando sus cualidades y dando un toque diferente y, sí, aún más sabroso de lo que ya es.

Y lo mejor de todo esto es que no se requiere un proceso muy elaborado, ni ingredientes demasiado notorios que entorpezcan la esencia deliciosa de un Brie Président®, el cual debe estar siempre cremoso y a la orden.

Desde hace décadas nos preguntamos ¿cómo hacerlo más delicioso?, ¿cómo realzar sus cualidades sin que pierda su inconfundible sabor?. A veces la respuestas más adecuadas o el camino más directo hacia la perfección, proviene de los procesos y las cosas más sutiles.

Si lo que buscas es hacer de ésta una versión diferente de tu Brie Président®, aquí te presentamos siete formas en las que todo será diferente, sin dejar de ser una maravilla sabor Président®. Toma nota y eleva el nivel de la delicia.

1. Con una gruesa capa de mermelada de frutos rojos y especias

En un recipiente, solo unta una capa gruesa de tu mermelada de frutos rojos favoritos, una pizca de laurel, hornea por un minuto y listo. Tendrás una combinación ganadora que funcionará como la untada perfecta para galletas, panecillos o tostadas de repostería. Delicia pura.

2. En un ramekin con ajo tierno asado y miel

Ese recipiente de cerámica de bordes altos y rectos es perfecto para espolvorearle ajo previamente hervido o muy tierno en rayadura (sólo un par de dientes, aunque puede ser al gusto, y una buena dosis de miel. El resultado te dejará sorprendida, ya que los sabores armonizan perfecto sin confundirse en uno solo. Equilibrio nivel Président®.

3. El chapuzón rústico: tocino crujiente, pimientos y tomillo

Supongamos que piensas sólo en una tapa costrosa sutil para tu Brie Président®. Entonces fríes trocitos diminutos de 100 grs de tocino, picas finamente medio pimiento y agregas una cucharadita pequeña de tomillo. Al final mezclas, cubres tu queso con la mezcla y horneas en la estufa un minuto o dos para tener un resultado más o menos crujiente por fuera y suave y delicioso por dentro. Así saben las mejores cosas de la vida.

4. Envuelto en una capa simple y delgada de prosciutto

Suena fácil, porque lo es. Tienes esa versión menos fuerte del jamón serrano, que no es sino el término italiano para referirse más o menos a casi cualquier jamón curado de tu preferencia. Pues bien, tan sencillo como suena, sólo hay que cubrir, cubrir y cubrir hasta donde tu paladar calcule el equilibrio. El jamón y el queso Président® nacieron como una de esas suertes del destino, en el que la correspondencia de sabores indican que son el uno para el otro. Ya sea frío o caliente, este pedazo de gloria vuelto comida es una de las combinaciones más versátiles y ganadoras. 

5. Goteo con jarabe de maple y nuez

Sabemos que para el paladar mexicano, el dulce con salado suele ser una combinación de precaución, ya que no a todos les gusta. Sin embargo, esta delicia que podría pasar por postre, no es sino un snacks que debe prepararse con tiento, ya que el secreto está en no abusar del jarabe de maple para que el Brie Président® no pierda fondo y prevalezca su delicioso sabor. Sólo hay que agregar una capa delgada y unas cuantas nueces, recuerda que buscamos realzar los sabores sin perder las cualidades. Ese es nuestro norte.

6. Picado con arándanos brandy e higos

Vamos a partir nuestro Brie en pequeñas porciones uniformes con un cuchillo, espolvoreamos arándanos y pedacitos de higo. Luego dejamos caer una porción sutil aunque generosa del brandy de nuestra preferencia (buscar uno no tan dulce para obtener mejores resultados) y vertir sobre nuestro Brie Président® transformado. Un par de minutos en el horno bastarán para detonar una delicia equilibrada, elegante y excesivamente deliciosa.

7. Glaseado con mantequilla y nueces

Esta es una versión más sutil de nuestra propuesta 6, en la que una poca porción de mantequilla Président® se calentara a fuego lento con una pizca de azúcar glass y nueces picadas. La mezcla se vertirá caliente y dejaremos enfriar unos minutos, con el propósito de que la capa quede un tanto incorporada al cuerpo del Brie Président®. El resultado es fantástico y levemente desconcertante para bien, ya que la sutileza debe llegar a tal grado, que lo podamos consumir tanto como snacks, que como acompañante directo de un platillo con todas las de la ley.

© Lactalis President 2017-2020