Back to the top

Desayuno

Ingredientes

Instrucciones

  • Poner a precalentar el horno a 180º.
  • Partir los bolillos por la mitad, retirar el migajón.
  • Poner la mantequilla a derretir y barnizar los frijoles con ella (por ambos lados).
  • Untar los frijoles refritos calientes en cada parte de los bolillos.
  • Colocar dos rebanadas de queso fundido manchego Président bien repartidas por cada tapa de pan.
  • Meter al horno y dejar calentar por 10-15 minutos.
  • Mientras se derrite bien el queso en el horno, preparar el pico de gallo: picar el jitomate, cebolla, jalapeño y cilantro. Añadir el jugo de un limón y una pizca de sal. Mezclar muy bien y reservar.
  • Sacar los molletes del horno, colocarlos en un plato extendido y colocar sobre el queso el pico de gallo.

Debido a la historia de vida común, en donde la primera comida del día es un vaso de licuado que con los años evoluciona a una taza de café, es probable que el desayuno nunca haya logrado posicionarse como tu momento gastronómico favorito del día.

Sedentarismo, poca rigidez en tu rutina, las diversas tareas de tu día, traslados, desvelos y falta de tiempo pueden ser algunos de los factores que eclipsen el propósito que te hiciste de mejoras tu alimentación.

Lo cierto es que no se requiere de procedimientos complejos ni de toda una mañana para preparar un platillo delicioso, sencillo y que llevará tu desayuno de ser un trámite alimenticio a ser la mejor manera de iniciar tu día.

Confía en nosotros: no hay voz más autorizada en el mundo de la mantequilla que Président®. Años de experiencia lo avalan, así como los estándares internacionales: somos la mejor mantequilla del mundo en el 2016, según la World Dairy Expo.

Evitando lo gourmet y optando por un clásico de todos los tiempos, por demás sencillo y accesible, enlistaremos algunas opciones para enriquecer este manjar: pan tostado y mantequilla Président®.

La base del coctél

Si tu pan está bien tostado, adquirirá una firmeza tal que podrá utilizarse como un pequeño plato. Saca provecho de esto y coloca encima pedacitos de fruta como pera, melón o manzana. Si lo tienes a la mano, también puedes agregar a tu fruta un poquito de miel o de queso cottage.

Veggie

Ahora que poco a poco se ha dejado de estigmatizar a los vegetales como “aburridos”, podemos tener más libertad para experimentar y gozar con ellos. El trono en cuanto a maridaje de sabores y consistencias es el aguacate; ya sea triturado o en pedacitos, irá de maravilla con tu base. Para algo fresco, combina el aguacate con pepino y germen de trigo, o con granitos de elote. Para algo más completo prueba combinando con jitomates cherry y champiñones.

Espolvoreado

Sólo para darle un toquecito extra de sabor a la ya de por sí combinación ganadora que es el platillo. Aunque lo más popular es hacerlo con azúcar regular, puedes intentarlo con azúcar mascabado y un poquito de canela.

Especias

Aunque no es para todos los paladares, una riquísima variante del pan es su preparación al ajo, y una buena noticia es que puedes emularlo en tu desayuno en sólo dos pasos. Derrite un poco la mantequilla Président® que vayas a usar y agrégale una cucharada de perejil; por último, y antes de untarla en tu pan previamente tostado, frota éste con medio ajo. Bon Appetit!

Jaleas y jarabes

Al mezclarlo con este tipo de jarabes puedes lograr sacar provecho del calor del pan recién tostado para una consistencia suave que cae bien por las mañanas. Experimenta con miel de abeja, miel de maple, leche condensada o mermeladas de tu fruta favorita –piña, fresa, manzana, durazno–, hasta encontrar tu combinación predilecta; todos éstos sabores dulces pero muy distintos unos de otros.

Proteína

Esta opción sí requiere un poco más de tiempo. Haciendo uso de un vaso, haz un agujero en el pan que vas a preparar. Mientras, en un sartén, coloca una cucharada de mantequilla hasta que se deshaga y coloca el pan para cocinar solamente una de sus caras. Ya que esté un poquito tostado, dale la vuelta y coloca un huevo en el orificio hecho. Déjalo así a fuego suave por unos 4 o 5 minutos hasta que el huevo alcance su cocción total. Otras opciones para acompañar tu pan con mantequilla Président® pueden ser pollo deshebrado con unas gotitas de aceite de olivia y una pizca de pimienta, tocino tostado o salmón

En sándwich

Aquí proponemos que tu pan sea el portento que enmarque el platillo. Prepara un sándwich a tu gusto, de preferencia con ingredientes poco húmedos para que no afecten la consistencia del pan. Pollo, atún, pimientos, germen de trigo, paté; tienes carta abierta y pueden ser tantos ingredientes como lo desees. En este caso, tuesta tu par de panes como acostumbras pero únicamente prepara con mantequilla Président® uno de sus lados. Aunque aparentemente lucirá como un sándwich común, el sabor de la mantequilla con los vegetales será exquisito. Un buen sándwich como éstos puede ser una gran opción como almuerzo a media mañana.

Lácteos con lácteos

Quesos con quesos suena bien, ¿por qué no probar quesos con quesos con mantequilla? Luego de que tu pan tostado tiene ya la superficie de mantequilla Président®, tienes una amplia gama de quesos para experimentar, y tu elección deberá basarse en la cremosidad, frescura o consistencia que busques. Crema o doble crema, gouda, manchego, de cabra, Chihuahua, cheddar. Una bomba de sabor y energía para empezar el día.

Semillas y frutos secos

Sumar este extra a la preparación básica del platillo en cuestión servirá para enriquecer la textura de tu desayuno, además de que estarás consumiendo grasas buenas. Te sugerimos una ligera cama de almendras en hojuelas, pequeños pedazos de nuez, avellanas, cacahuates, piñones, arándanos o pasas.

La sinergia que existe entre pan de caja y la mantequilla Président® es tan exacta y neutral que puede combinarse con tantos ingredientes con los que te animes a agregar. Dulce, salado, fresco o seco, tu creatividad será la que ponga los límites a las combinaciones.

Experimenta con tus sabores favoritos y aprende a disfrutar de la primera comida del día como se merece.

Por su alto valor nutricional, bajo precio, versatilidad al momento de cocinarse y beneficios para el organismo, el huevo es uno de los alimentos que no puede faltar en una dieta saludable.

El huevo es especialmente recomendable para empezar el día sanamente, debido a la energía que proporciona su consumo.

Una porción (compuesta por dos blanquillos medianos y equivalente a 100 gramos) provee el 7% de las calorías diarias recomendadas, así como un alto valor de nutrientes y antioxidantes. Y no sólo eso, las grasas que lo componen son de las más “limpias”, pues es una composición equilibrada de ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados.

Se dice que es el alimento con mayor densidad de nutrientes de los que integran la dieta común, con una alta riqueza de aminoácidos esenciales, ácidos grasos, vitaminas y minerales.

Para aprovechar las bondades de este alimento, es necesario seguir algunos pasos básicos que aquí te compartimos.

En primer lugar, la conservación del huevo, la cual es recomendable en lugares frescos y secos, de tal forma que no se le reste resistencia a la cáscara y con ello el ingreso de agentes dañinos, como bacterias. Por ello, evita lavarlos.

El siguiente consejo es cocinarlos. Los huevos aportan una enorme cantidad de vitaminas, minerales y otros recursos que el cuerpo humano no puede fabricar por sí solo, por lo que su consumo es casi una obligación y, si no te gusta, sustituir estos beneficios es mucho más complejo.

Sin embargo, cuando se consume crudo, estas ventajas se pierden en buena medida: se absorbe apenas el 50% de las proteínas y se desperdician las vitaminas y minerales. Cuando se somete a cocción, las moléculas se vuelven asimilables para el cuerpo y así es como se disfruta mejor del sabor y las ventajas. Otro punto importante es moderar el consumo de este alimento. Si bien se trata de un elemento básico para la dieta, también hay que recordar que nada funciona bien en exceso.

El consumo de este alimento es aconsejable, de acuerdo a distintos organismos especializados en alimentación, en cuatro unidades a la semana para niños y hasta siete para adultos, aunque no hay mejor opinión que la que pueda darte tu nutriólogo. Dentro de las múltiples formas de cocinar huevos, no sólo encontramos los típicos omelettes, huevos revueltos, a la mexicana, rancheros o con jamón, muy tradicionales como parte de un desayuno balanceado, sino también recetas que incluyen este ingrediente a la hora de la comida: albóndigas, espagueti a la carbonara o tortilla española.

Si quieres experimentar aún más con tu cocina, aquí te presentamos dos opciones magníficas para cocinar con huevos:

Huevos escalfados sobre espinacas salteadas:

Se trata de una receta con la que empezarás el día lleno de vitalidad. La combinación de pan, huevo y espinaca la convierten en un hit de energía:

© Lactalis President 2017-2020